Adherentes

El adherente es una persona casada que se siente identificada con la espiritualidad del Sodalicio. Los adherentes se comprometen a responder a la gracia y a la vocación a la santidad, construyendo un hogar cristiano y permaneciendo disponibles para el apostolado. La adherencia se realiza a través de la Consagración Mariana que realiza la pareja de esposos.

Para participar de la adherencia se requiere un mutuo discernimiento y un tiempo de formación, así como el compromiso a vivir las responsabilidades que se desprenden del Bautismo, especialmente participar activamente en la misión evangelizadora de la Iglesia.

Como implica la palabra “adherente”, quienes ingresan a dicho estatuto no ingresan a la vida comunitaria ni a la disciplina de la sociedad religiosa, sino que expresan su valoración de la espiritualidad y estilo sodálites, y buscan vivirlos en su hogar familiar a la vez que cooperan en la misión apostólica en la medida de sus posibilidades.