Nota de prensa – Sodalicio elige a sus nuevas autoridades

Lima, 13/12/12 (Noticias del Sodalicio – Perú). La Asamblea General del Sodalicio de Vida Cristiana ha elegido a sus nuevas autoridades para el periodo 2012-2018, según regulan sus Constituciones.

NOTA DE PRENSA

Lima, 13/12/12, (Noticias sodálites – Perú)

Los integrantes de la IV Asamblea General Ordinaria del Sodalicio de Vida Cristiana han elegido como Superior General para el periodo 2012-2018 al peruano Alessandro Moroni Llabres.

Moroni, quien venía ejerciendo el puesto de servicio como Superior en Santiago de Chile, sucede en el cargo a Eduardo Regal que venía desempeñándose como Superior General desde enero de 2011.
Alessandro Moroni nació en Lima (Perú) el 23 de diciembre de 1965. Llevó los estudios escolares en el Colegio Maristas en Lima. Es Licenciado en Educación. Hizo su Profesión Perpetua en el Sodalicio en 1991. De 1987 a 1998 vivió en Arequipa, donde cumplió el servicio de Superior, tiempo en el que promovió el crecimiento del Movimiento de Vida Cristiana, el surgimiento del Instituto del Sur y la fundación de la Universidad Católica San Pablo. Ha organizado también diversas obras solidarias en Arequipa y Chile.

En 1999, como Superior de la nueva comunidad, formó parte del grupo que inició la presencia del Sodalicio en Santiago de Chile, donde ha colaborado en la fundación de un colegio y en el desarrollo del Movimiento de Vida Cristiana. Actualmente se viene desempeñando también como miembro del directorio de la Universidad Gabriela Mistral.

Además se eligió a los miembros del Consejo Superior del Sodalicio que está integrado por los siguientes sodálites:

Fernando Vidal, Vicario general
P. Jorge Olaechea, Asistente general de Instrucción
P. Juan Mendoza, Asistente general de Espiritualidad
Gustavo López, Asistente general de Apostolado
José Ambrozic, Asistente general de Comunicaciones
Carlos Neuenschwander, Asistente general de Temporalidades

El Sodalicio es una sociedad de vida apostólica de derecho pontificio, que surgió en 1971 en Lima, la capital peruana, y fue aprobada definitivamente en 1997 por el beato Juan Pablo II.  Hoy su apostolado y espiritualidad está presente en los cinco continentes a través de la Familia Sodálite.