“El deporte abarca al ser humano en su realidad integral”

Aparecida 03/07/13 (Noticias sodálites – Brasil). La editorial brasileña Editora Santuário ha publicado el libro Esporte e compromisso cristão (Deporte y compromiso cristiano) escrito por  Alexandre Borges de Magalhães.

libro-alexandre

El libro describe con claridad los retos y oportunidades que el mundo del deporte ofrece a la vida de cada cristiano, convirtiéndose así en una herramienta valiosa para aquellos que deseen orientar su misión evangelizadora a través del deporte. Este trabajo ayuda a unir la fe y la vida, mostrando cómo el deporte es importante para la Iglesia y cómo esto es importante para el deporte. Alexandre, Superior Regional del Sodalicio de Vida Cristiana en el Brasil, conversó con nosotros acerca de su reciente obra.

¿Qué te motivó a escribir el libro?

Siempre me han gustado mucho los deportes, tanto la práctica como el acompañar diferentes modalidades deportivas. Al descubrir que la Iglesia se había dirigido en varias ocasiones a los atletas y que esas intervenciones eran en general poco conocidas, me pareció muy interesante hacer un recorrido por esta especie de “magisterio deportivo”, buscando poner de relieve y esquematizando los temas que más se repetían en los discursos papales, mensajes y congresos acerca del tema.

¿De qué manera se relaciona el deporte con la vida cristiana?

El deporte no es una mera actividad “física”. Es una realidad que abarca al ser humano en su realidad integral: cuerpo, alma y espíritu. De la misma manera, la vida cristiana no es sólo “espiritual”, sino que la vida de fe engloba la mente, el corazón y la acción. Creo entonces que la relación entre el deporte y la vida cristiana radica en la unidad de la misma persona humana, habiendo una relación, que a mi modo de ver, es muy cercana.

¿Por qué es importante reflexionar en este tema?

Veo varias razones: la primera es justamente para defender la unidad y la integralidad del ser humano, que a veces es considerada de manera parcial y reductiva. Luego, me parece necesario que la gran riqueza antropológica de la Iglesia, “experta en humanidad” pueda ser más profundizada por los mismos católicos que practican deporte, dando así un sentido más pleno a su actividad. Finalmente, creo también que es un tema de mucha relevancia pastoral para la Iglesia, pues el deporte en nuestros días se ha convertido en un punto de encuentro para todos los sectores de la sociedad.

¿Algunos deportes ayudan más que otros? ¿Podrías dar un ejemplo?

Cada deporte es especial a su manera y en general ayudan al ser humano. Aunque cada uno a su modo, la gran mayoría de los deportes tiene una lógica interna que contribuye mucho al desarrollo del hombre y de la mujer, desde la infancia hasta la adultez mayor inclusive. Por ejemplo: el trote, la bicicleta y la natación, clásicos deportes aeróbicos, además de ayudar a la salud física, son actividades que permiten que la persona crezca en la vivencia de muchas virtudes que la ayudan en su vida diaria. A su vez, los deporte colectivos, como el fútbol o el vóley permiten que grupos humanos interactúen sacando lo mejor de cada uno para constituir un equipo.

¿Qué recomendaciones darías para poder elevar el deporte en la vida cristiana?

Que hagamos el ejercicio de relacionar acontecimientos deportivos con eventos de nuestra vida cotidiana. Que reflexionemos cómo nuestra fe puede iluminar nuestra práctica deportiva y a la vez cómo el deporte puede ayudarnos a ser mejores personas e inclusive mejores cristianos.

La editorial Santuario fue fundada en el año 1900 con la misión de trabajar, editar y publicar contenidos católicos en temas de teología, pastoral y liturgia, para responder a los desafíos de la evangelización. Con sede en el Santuario Nacional Nuestra Señora Aparecida, actualmente es una de las principales editoriales católicas del Brasil.