Ian Elliott: 2° Mensaje sobre proceso de investigación y reparaciones en el Sodalicio

Segundo mensaje de Ian Elliott sobre el proceso de investigación y el programa de reparación en el Sodalicio.

Hola, mi nombre es Ian Elliott, soy una de las tres personas que el Sodalicio ha pedido que vinieran a ayudarlos para hacer frente a los acontecimientos que han tenido lugar dentro de la organización y que están actualmente tratando de resolver.

Mi enfoque ha estado en poner todos los medios para tratar de ayudar a reparar el daño que las númerosas víctimas han experimentado y siguen experimentando actualmente.

Muy probablemente pueden haber visto un video corto que hice hace unos días, en el que hablaba de las claves esenciales de este proceso.

Desde entonces, algunos acontecimientos han tenido lugar y yo quisiera comentar acerca de ellos, quiero compartir mis pensamientos acerca de lo que ha sucedido.

También quiero decir algo más sobre el proceso en el que estoy involucrado. Y eso es que se trata de un proceso privado, no me es posible ni apropiado para mí hacer comentarios sobre cualquier asunto individual ni compartir mis pensamientos acerca de cualquier persona —víctima o no—, que ha venido y se ha puesto en contacto conmigp, ha hablado conmigo. Sería poco ético. Además, haría de lo que es un proceso privado algo público. Y no voy a hacer eso.

Me ha afligido haber leído algunos comentarios que han aparecido en los medios de comunicación, los cuales no voy a comentar. Pero me gustaría decirles que si se ponen en contacto conmigo, lo que discutamos y lo que hablemos sólo será compartido con aquellas personas que necesitan saber acerca de ello para poder actuar en consecuencia y tomar una decisión en lo que respecta a ofrecer apoyo.

En mis visitas al Perú —y he estado aquí, creo que, en siete ocasiones— he entrado en contacto y hablado con un gran número de personas. A través del proceso he conocido a algunas personas maravillosas que han sido heridas y están sufriendo. Y me siento privilegiado y honrado de poder trabajar con ellas y espero proporcionales reparación y apoyo. Y eso es muy importante para mí, esa es mi motivación para estar aquí. No tengo ningún otra motivación o interés para estar aquí a no ser ofrecer reparación y ayuda a las víctimas.

Entiendo y aprecio que otros puedan no ver de ese modo lo que estoy haciendo aquí. Algunos pueden sugerir que soy simplemente un peón en el juego de alguien más. Eso no es coherente con mi comprensión de lo que estoy haciendo y tampoco está en línea con mi integridad profesional. Y eso es muy importante para mí, estoy en la etapa final de mi carrera y no voy a poner en peligro esa carrera ni la reputación que he construido durante muchos años, dejándome manipular o explotar por nadie.

El esquema de reparación que el Sodalicio está ofreciendo y está proporcionando está motivado por su propio sentido de lo que es la manera correcta de actuar. Ellos no están obligados a hacerlo, ningún proceso judicial se los ha exigido. Es algo que han decidido hacer sinceramente. Y yo creo que son auténticos y honestos en relación con esa intención. He quedado impresionado por los miembros del Consejo con los que he tenido contacto y con los que he conversado, y confío en ellos.

Si alguno de ustedes está considerando la posibilidad de ponerse en contacto conmigo es muy importante que sepa que este es un proceso que tiene integridad, que este es un proceso que es sincero y que respeta tu privacidad, y finalmente que quiere proporcionar un resultado positivo para ti. Creo sinceramente que eso va a ocurrir. Y, como he dicho antes, si depositas en mí tu confianza, no voy a traicionar esa confianza y no voy a permitir que sufras daño de nuevo de parte de cualquier persona dentro de la organización o fuera de ella, haré todo lo posible por evitarlo. Y quiero decirlo claramente porque es algo que me importa, todo este proceso me importa.

Aquellos con los que he tenido contacto, y ha sido un gran número de personas, por lo cual me siento muy privilegiado y honrado, me han impresionado mucho por lo que han dicho, y por el duro trabajo que han puesto en el proceso de llegar a curarse, de recuperarse de lo que les ha ocurrido.

Una de las cuestiones que quiero dejarles claro es que para juzgar la calidad de un programa de reparación, de un proceso de reparación, no se debe simplemente utilizar el criterio de a cuánto asciende la compensación económica a una víctima individual. En mi experiencia, y tengo mucha experiencia llegado a este momento, eso tiene muy poco que ver con el proceso de curación. Y en última instancia, eso es lo que importa: que la persona pueda pasar a una mejor situación en su vida, para que pueda superar las experiencias dolorosas que ha tenido. No podemos cambiar la historia, no podemos crear una situación en la que podemos eliminar esas experiencias, pero podemos ayudar a sanarse de ellas. Y eso es lo importante. Y sí, si ese proceso requiere ser apoyado por una compensación económica, entonces es lo que debe ocurrir, pero no juzguen la calidad del proceso basándose simplemente en un único criterio.

Eso es mucho más importante, y esto me lo han dicho las víctimas, que las personas sean escuchadas, que sean valoradas, que sean respetadas y se les haga sentir que existe una verdadera preocupación por ellas, y pesar por lo que les ha ocurrido.

Puedo decirles que la razón por la cual estoy aquí es porque estoy convencido de que los miembros del Consejo del Sodalicio hoy están sintiendo eso y desean comunicarlo así a través del programa de reparación a cualquiera que haya experimentado dolor y se pongan en contacto con nosotros. Si no te pones en contacto, si no te comunicas conmigo, si no participas en el proceso, entonces no podemos proporcionarte ayuda.

Así que, por favor, no te dejes disuadir ni desviar de hacerlo sobre la base de comentarios que no te benefician y en muchos casos muy mal concebidos.

Gracias, espero poder hablar contigo en el futuro.