José Ambrozic se pronuncia sobre las reparaciones del Sodalicio

José Ambrozic dio detalles sobre el trabajo que viene realizando el Sodalicio de Vida Cristiana (SVC) en el ámbito de las reparaciones. José Ambrozic aclaró que no se han dejado de lado las recomendaciones de la Comisión de Ética para la Justicia y la Reconciliación.

José Ambrozic: La Comisión fue instituida en noviembre del año pasado, pero fue instituida como parte de un plan más amplio que incluía a los otros expertos ya desde el primer momento dentro del plan. La Comisión era necesaria porque en ese momento había mucha desconfianza respecto de nuestra institución y en consecuencia necesitábamos una instancia independiente con una calificación de integridad que estuviera más allá de toda discusión.

La Comisión entregó un informe general y luego informes específicos para cada persona de las que autorizaran que se nos entreguen sus informes calificándolos como víctimas o recogiendo lo que ellos habían compartido.

Del informe general de la Comisión hubo 11 recomendaciones. De esas recomendaciones 5 ya han sido totalmente cumplidas, 3 dependen de la Santa Sede y 3 son las que se refieren al proceso de atención a las víctimas que están en proceso de estar siendo cumplidas.

En relación a los informes individuales, cada informe tenía recomendaciones específicas pero también algunas recomendaciones genéricas. Entonces correspondía en cada caso hacer un análisis, una evaluación y finalmente hacer las recomendaciones que pudieran efectivamente asistir y ayudar a las víctimas en lo que necesitaban. Esta tarea se le encargó al sr. Ian Elliott quien es el que efectivamente ha hecho las evaluaciones, las recomendaciones, que son las que estamos siguiendo justamente para responder mejor a las víctimas.

El vicario general del Sodalicio también dio a conocer algunos avances del proceso de reparación de víctimas impulsado por Ian Elliott.

José Ambrozic: El proceso empezó con contactar a las personas, a las víctimas que habían sido reconocidas por la comisión independiente. Pero además de estas personas, el proceso se amplió y se ha contactado a una cantidad mayor aún de personas que han venido directamente a contactar al sr. Ian Elliott o nos han buscado a nosotros en la comunidad del Sodalicio.

Diría que el proceso está muy avanzando, se ha conversado con casi todas las personas, hay algunos pocos que quedan todavía por ser entrevistados. La mayoría ya están siendo reparados.

Para atender a las víctimas hemos pedido perdón a muchas de ellas, algunas no tenían disposición a recibir ese pedido de parte nuestra. Muchos otros están siendo atendidos con terapia psicológica —que está corriendo por cuenta del Sodalicio—. Otros están recibiendo ayuda para estudios o para algunas otras necesidades que les puedan facilitar la reinserción laboral u otro tipo de necesidades que puedan tener. También se están dando reparaciones económicas.

En este proceso es natural que pueda haber algunas personas que no han sido reconocidas como víctimas y algunas de esas personas obviamente no están contentas con ese proceso. Sin embargo, algunas de ellas, aun no siendo víctimas los estamos ayudando en sus necesidades.

Otras personas no han recibido como reparación la cantidad económica que esperaban, pero también eso es previsible en estos casos. Sin embargo hay muchas personas que sí han manifestado un alivio, un proceso de reconciliación, una mejora sensible en sus vidas y nos alegra que de alguna manera hayamos podido participar y colaborar en estas situaciones que evidentemente son una bendición y una gracia.

El sr. Ian Elliott ha recibido a muchas de las personas acá en los muchos viajes que ha hecho al Perú pero también ha viajado a otros países a atender a algunas de estas personas. A otras personas se les ha facilitado los medios para que viajen a Lima a reunirse con el sr. Ian Elliott. Otras han sido atendidas a través de videoconferencias.

El proceso,  si bien ya se ha cerrado en la mayor parte y como digo hemos atendido a la gran mayoría de las víctimas, va a continuar. Hay una persona que está colaborando con el sr. Ian Elliott, está en coordinación con él y va a continuar el proceso porque sabemos que existe la posibilidad de que otras personas den un paso adelante en el futuro y queremos estar en disposición de poder atenderlos también.

Este proceso de atender a las víctimas es y ha sido complejo pero con la gracia de Dios y con el esfuerzo que estamos realizando creemos que está llegando a buen puerto. Además creemos que es sumamente importante como el primer paso, el paso fundamental para la renovación de nuestra comunidad.