“La alegría del sacerdote es un bien precioso para todo el pueblo de Dios”

Roma, 17/04/14 (Noticias sodálites – Italia). Hoy, día en que la Iglesia celebra el Jueves Santo de la Semana Santa, el Papa Francisco celebró la Misa Crismal en la cual destacó aspectos importantes del sacerdocio.

Pope Francis leads the Chrismal mass in Saint Peter's Basilica at the Vatican

Durante la homilía el Santo Padre resaltó que “la alegría del sacerdote es un bien precioso no sólo para él sino también para todo el pueblo fiel de Dios: ese pueblo fiel del cual es llamado el sacerdote para ser ungido y al que es enviado para ungir”. Asimismo explicó que la “alegría sacerdotal tiene su fuente en el Amor del Padre, y el Señor desea que la alegría de este Amor ‘esté en nosotros’ y ‘sea plena’”.

Luego, el Papa Francisco subrayó la importancia que tiene el vivir la humildad en el sacerdocio pues éste es “el más inútil siervo si Jesús no lo llama amigo, el más necio de los hombres si Jesús no lo instruye pacientemente como a Pedro, el más indefenso de los cristianos si el Buen Pastor no lo fortalece en medio del rebaño”.

El Santo Padre continuó destacando “tres rasgos significativos en nuestra alegría sacerdotal: es una alegría que nos unge (no que nos unta y nos vuelve untuosos, suntuosos y presuntuosos), es una alegría incorruptible y es una alegría misionera que irradia y atrae a todos, comenzando al revés: por los más lejanos”.

“Una alegría que nos unge”, decía el Papa, que “penetró en lo íntimo de nuestro corazón, lo configuró y lo fortaleció sacramentalmente. Una alegría incorruptible a la que nadie puede quitar ni agregar nada y es fuente incesante de alegría.” Sobre la “alegría misionera”, el Papa Francisco recalcó que “la alegría del sacerdote está en íntima relación con el santo pueblo fiel de Dios porque se trata de una alegría eminentemente misionera”.

El Santo Padre concluyó sus palabras pidiendo “al Señor Jesús que haga descubrir a muchos jóvenes ese ardor del corazón que enciende la alegría apenas uno tiene la audacia feliz de responder con prontitud a su llamado”.

Puede leer la homilía completa AQUÍ.