“La fuerza transformadora de la santidad”

Lima, 22/09/15 (Noticias del Sodalicio – Perú). Durante el Encuentro de Agrupados Marianos “Solo los santos cambiarán el mundo”, Javier Rodríguez Canales, del Sodalicio de Vida Cristiana, dio la charla “La fuerza transformadora de la santidad” e invitó a los jóvenes a participar del curso “Visión católica del mundo y misión apostólica” a cargo del P. Jorge Olaechea.

Charla de Javier Rodriguez Canales en el Encuentro de Agrupaciones Marianas del MVC Peru - Noticias del Sodalicio

Javier Rodríguez Canales, asistente general de apostolado del Sodalicio de Vida Cristiana

Con la intención de renovar el deseo de vivir la santidad en los jóvenes de las Agrupaciones Marianas del Movimiento de Vida Cristiana en Perú, el comité organizador del Encuentro de Agrupados Marianos “Solo los santos cambiarán el mundo” invitó a Javier Rodríguez Canales, asistente de apostolado del Sodalicio de Vida Cristiana, para que compartiera sus reflexiones al respecto. Javier tituló su plática: “La fuerza transformadora de la santidad”.

Rodríguez Canales dividió su charla en cuatro partes: “El mundo ha cambiado”, “Mi vida ha cambiado”, “El cambio de mi vida” y “Cambiemos el mundo”. Javier Rodríguez comenzó su charla preguntando a los jóvenes agrupados del Movimiento de Vida Cristiana “¿De qué hablamos cuando hablamos de cambiar el mundo?”. Continuó desarrollando la importancia de este tema  —el deseo de cambiar el mundo— para nuestra espiritualidad. Tema que se ha hecho presente en Convivio, Vivencia, jornadas espirituales, retiros y diversas actividades de encuentro y reflexión especialmente dirigidas a los jóvenes. Comentó que este anhelo de cambiar la realidad se encuentra en el corazón del Movimiento de Vida Cristiana y que a él le fascina porque quiere cambiar el mundo para Dios —anhelo que lo llevó a consagrar su vida a Dios en el Sodalicio de Vida Cristiana—.

En la primera parte de su plática, Javier remarcó que el cambio del mundo no es estático sino móvil. Ya que no solo es el mundo que cambia sino que nosotros también cambiamos. Nos encontramos en una época ‘posmoderna’ que está a punto de pasar a una ‘poshumanista’. Para profundizar en el tema desarrolló brevemente algo de la historia del siglo XX y el desarrollo de las ideologías que hoy intentan cambiar el mundo y las personas. Recordó que la posmodernidad surgió a partir de los años ’50, luego del fracaso del mundo moderno que trajo consigo dos guerras mundiales, época en la que san Juan Pablo II invitó constantemente a los cristianos a no tener miedo de seguir a Jesús. Definió la posmodernidad como la época en la que Dios y la razón no importan, solo importan la técnica y los resultados. Algunos autores llaman a esta época ‘neopagana’ y es aquí donde Benedicto XVI reafirmó la fe de la Iglesia con la liturgia y a través de sus documentos alentó a Europa a retomar sus raíces cristianas.

Al continuar sobre el poshumanismo habló sobre las enseñas del Papa Francisco. Enseñanzas que aseguró preparan el terreno para evangelizar el mundo poshumano que se viene. El poshumanismo entiende al hombre como una especie biológica más que coexiste al mismo nivel que los animales y máquinas, por eso se puede manipular al hombre —cambiar su sexo, abortarlo, vender sus órganos, comercializar a las personas, entre otros hechos inhumanos—. Aunque siempre ha habido atropellos a la humanidad, ahora la noción de dignidad humana ha sido borrada. Pero no solo ha cambiado la idea del hombre, sino de la realidad. Lo real ahora es el espectáculo —conocido como reality shows—. Lo natural ya no existe, ahora es más difícil hablar de Dios. Ante esto Javier exhortó a los agrupados y agrupadas del Movimiento de Vida Cristiana a no perder la esperanza, “¡animo! Dios ya venció al mundo”.

Para ilustrar la segunda parte de su charla, Javier Rodríguez habló sobre su muestra “Vita Brevis”, esculturas pequeñas para hablar de algo grande que es la vida, que es una reflexión sobre cómo va cambiando la vida del hombre desde su niñez hasta su vejez. La muestra nos dice entre otras cosas que “en cada vida humana se decide una y otra vez el destino del universo” y nos habla del tiempo y del destino de cada vida humana. En “El cambio de mi vida” —la tercera parte— habló sobre el sufrimiento, una realidad que afecta tanto a los creyentes como a los no creyentes; unos por la experiencia de renunciar al pecado y los otros por vivir en el pecado. Mencionó que en el cambio de vida coinciden varios actores: uno mismo, la gracia y el pecado; “es una encrucijada en el que decidimos a quién le entregamos nuestra vida” aseveró.

“Ser santo es que Jesús sea el centro de sus vidas, ser santo es morir al mundo y resucitar en Cristo para Dios” le recordó Rodríguez Canales a los jóvenes de las Agrupaciones Marianas. Javier Rodríguez Canales concluyó que cambiar el mundo es vencer al mal con el bien. Propuso cambiarlo acercándonos a la persona concreta, sin mediación de aparatos burocráticos, y como hijos de la luz, con amor y verdad. Finalmente, recomendó leer laprimera carta del apóstol Juan que es para él un “compendio de las Agrupaciones Marianas”, pues «lo que hemos visto y oído, os lo anunciamos, para que también vosotros estéis en comunión con nosotros. Y nosotros estamos en comunión con el Padre y con su Hijo Jesucristo» (1 Jn 1,3).

Javier Rodríguez además anunció el lanzamiento de un curso orientado a jóvenes de quinto de secundaria hasta los 25 años sobre cultura en el que los participantes serán acompañados personalmente por consagrados de la Familia Sodálite. El curso se llamará: “Visión Católica del mundo y Misión Apostólica” y estará a cargo del P. Jorge Olaechea. Está dirigido en especial a los miembros del Movimiento de Vida Cristiana que quieran formarse intelectualmente. Su exposición de artes plásticas “Vita Brevis” está disponible en su blog personal y un pequeño video explicativo está disponible en YouTube.