“Las misiones me hicieron comprender que en verdad existe el amor de Dios”

Lima, 25/07/14, (Noticias sodálites – Perú). Un alegre grupo de jóvenes italianos se embarcó en la gran aventura de llevar ayuda material y espiritual a zonas necesitadas en diversas ciudades del Perú. Los misioneros realizaron obras de construcción, acompañamiento a adultos mayores y a niños de Lima y Arequipa.

MVC Missioni 2014 (P)

Buscando llevar el amor de Cristo a lo más necesitados el Movimiento de Vida Cristiana en Italia organizó un viaje de misiones hacia zonas muy necesitadas en algunas ciudades de Perú.

Impulsados por el Movimiento de Vida Cristiana (MVC) en Italia 70 jóvenes de los últimos años de colegios de Roma, Milán y Suiza, y junto a algunos universitarios decidieron dar tres semanas sus vacaciones y tiempo libre para ayudar y compartir con los más necesitados de las ciudades de Arequipa y Lima.

La organización de este viaje comenzó en octubre con algunos de los participantes ayudando a organizar diferentes actividades -como muestras de arte, cenas y ventas de postres- con el fin de recaudar fondos. Otros ayudaron contactando empresas que pudieran realizar donaciones. Y en algunos casos, también fueron involucrados los padres de los jóvenes voluntarios. Además se realizaron diversas reuniones de preparación desde marzo hasta junio, una reunión al mes en Roma y una reunión al mes en Milán.

Missioni 2014 (CA)

Durante la primera semana de misiones los voluntarios trabajaron en Villa Cerrillos, un asentamiento humano en Arequipa; más precisamente en el colegio San Juan Apóstol donde construyeron un campo de fulbito, un parque de juegos para niños y arreglaron la fachada de una cuna jardín. Por las tardes se dedicaron a dar compañía a las ancianas abandonadas del asilo de San Vicente de Paul, a los niños abandonados del hogar Santa Rosa y de la casa san Benito Cotolengo.

La segunda semana se trabajó en Cañete, en el asentamiento humano de Las Lomas de Cerro Candela. Los misioneros, divididos en 12 grupos, construyeron 24 casas prefabricadas para familias que viven en pobreza extrema. Al final de esta semana el Obispo de Cañete, Mons. Ricardo García, se acercó hasta dicho asentamiento humano y, tras una breve liturgia, recorrió junto con los misioneros casa por casa para dar su bendición a cada familia y su nuevo hogar. La tercera semana trabajaron en Lima acompañando por grupos, a los niños del Colegio La Alegría en el Señor, a los niños enfermos de cáncer de la casa Frida Heller y a los ancianos del hogar San Lucas.

Missioni 2014 (C)

Para Pietro Candia, misionero de 15 años de edad, la experiencia de estas misiones “fue muy intensa y emocionante. En estas tres semanas creo que he realmente comprendido aquella frase tan simple que llevamos en nuestros polos: ‘Hay más alegría en dar que en recibir’”. Asimismo añade que las misiones le han servido para “reflexionar mucho sobre Dios, pues me dejó sin palabras poder encontrar personas que aparentemente no tienen nada y sin embargo poseen una fe increíble”.

“El viaje a Perú transformó mis ideas y convicciones sobre lo que yo pensaba que es Dios”, explica Santiago Masetti, de Roma quien además resalta que “ver a gente que sufre o incluso gente muy enferma, que tienen fe en Dios me hizo comprender que en verdad existe el amor de Dios”.

Missioni 2014 (A)

Allegra Morelli recuerda que cuando decidió realizar este viaje de misiones “no sabía lo que me estaba esperando pues pensaba que tenía que ayudar a personas con dificultades económicas, problemas físicos y mentales, llevándoles una sonrisa un día como cualquiera, sin embargo me di cuenta que no iba a ser así”, por ello, Morelli resalta que “somos nosotros quienes somos ayudados por las personas que paradójicamente hemos venido a ayudar” y resalta que gracias a estas misiones ahora “es posible comprender el verdadero valor de las cosas simples, del amor, y hablo del amor verdadero, así como también de algo, tal vez lo más importante, como la fe, pues a estas personas les daba mucha alegría”.

Sobre su experiencia, Eugenia Brignone, asegura que al tratar de compartir su experiencia “trataba de encontrar las palabras pero no lo conseguía. No podía explicar ese vacío en el estómago que se siente cuando una niña con la cual jugaste todo el día te dice que tiene leucemia.  No vieron los ojos lúcidos de Ricardo que mientras te hacía ver su nueva casa te decía: ‘¡nosotros ayer pudimos dormir aquí!’ Yo estuve ahí. Comprendí que basta realmente poco para hacer una diferencia, solo 21 días para cambiarle la vida a algunas personas y dejarle un hermoso recuerdo a otras. Gracias al compromiso, a la fuerza de voluntad, a las muchas satisfacciones y al trabajo en equipo logré comprender lo que significa ‘hay más alegría en dar que en recibir'”.

Te invitamos a visitar la galería de imágenes de las Missioni 2014.

Missioni 2014 (S)