“Las Misiones son un tiempo especial para los sodálites”

Lima, 13/08/15 (Familia Sodálite Noticias – Perú). Del 26 de julio al 02 de agosto, 20 miembros de la Familia Sodálite, entre agrupados de Jesús María y Nuestra Señora de la Cruz, se fueron de Misiones a San Jerónimo de Taulli, un pueblo a 5 horas de Huamanga, Ayacucho. Jose Gabriel Aguilar, joven integrante del Sodalicio de Vida Cristiana, nos compartió su experiencia.

Sodálite José Gabriel Aguilar con un grupo de jóvenes misioneros, en San Jerónimo de Taulli, en Ayacucho, Perú

José Gabriel Aguilar con un grupo de jóvenes misioneros, en San Jerónimo de Taulli, en Ayacucho, Perú

“Sin duda, las Misiones son un tiempo especial para los sodálites: varios descubrieron o dieron un paso definitivo en su vocación a la Plena Disponibilidad Apostólica durante una de ellas. Este tiempo de Misiones que vivimos en mi comunidad me ayuda a recordar que cada uno de ustedes se encuentra de misión enviado por el Señor, los invito a que tomando consciencia de esto puedan vivir la alegría de los discípulos luego de haber sido enviados de dos en dos por el Señor (ver Lc 10, 17-20).

Yo estuve en San Jerónimo de Taulli, pueblito ayacuchano a 5 horas de Huamanga con Manuel Alva, aspirante al Sodalicio, y otros 18 misioneros. Un sodálite de mi comunidad, el argentino Matías Conocchiari, había ido ya el año pasado con lo agrupados de Jesús María a aquel pueblo, fundado hace más de 300 años en el que viven unas 250 personas. La mayoría era protestante, había un caño de agua para todo el pueblo y encontraron el templo en ruinas. Y así como el templo estaba en ruinas, la fe de los pocos católicos estaba bastante alicaída.

Realizamos varias actividades de piedad popular, lo cual fue para los pobladores un despertar luego de un largo letargo, tal como me lo contó Edwin Antezana, quien fue el que nos recibió este año. Teníamos como objetivo este año reforzar las relaciones que se habían hecho el año pasado, continuar con la limpieza y la restauración del templo, y poder generar diálogo con los protestantes. Fue edificante para todos nosotros la generosidad de las personas que nos recibieron, reconocíamos que era en agradecimiento por compartir nuestro tiempo, nuestro cariño, nuestra fe, incluso de parte de los hermanos protestantes.

Pudimos conocer al pastor y nos invitó al culto de su iglesia, donde se armó un animado debate que fue ocasión de mostrar con libertad la fe que hemos recibido así como de tomar conciencia de que habíamos de formarnos más. Percibimos con cada vez más fuerza la intercesión del patrono del pueblo: San Jerónimo ¿Cómo así? Por el papel que tuvieron las Sagradas Escrituras durante nuestro apostolado y oración, por la procesión que organizamos, porque en la catequesis al pueblo su testimonio de vida y santidad fue un pilar; para ellos era una cuestión de identidad: son de San Jerónimo de Taulli.

Fue importante también durante las misiones el trabajo en el templo del pueblo, su techo fue derrumbado hace unos años por unas lluvias torrenciales, lo cual coincidió con el crecimiento de los protestantes y la desatención del sacerdote por falta de manos. Los pocos católicos pudieron reconstruir el techo, pero muchas bellas imágenes, capillas laterales se perdieron.

El año pasado barriendo y limpiando descubrieron frescos en las paredes y un suelo adoquinado que al inicio parecía un terral. Este año optamos por seguir limpiando y dar un cierto orden para una eventual restauración. No dejamos de descubrir cosas: por ejemplo en un baúl encontramos misales y leccionarios de más de 100 años y ornamentos litúrgicos. Decidimos tomarle foto a todo para realizar un inventario, yo no sé mucho de antigüedades pero mi impresión es que hay allí un tesoro muy grande a ser puesto en valor lo cual contribuirá en definitiva a robustecer la fe en el pueblo.

El contacto con este patrimonio y el hecho de limpiar “la casa de Dios” fue muy significativo para los misioneros, que veían en este gesto un modo simbólico de agradecer la limpieza que Dios hace en sus corazones con ternura de Padre. Les pido oraciones por los frutos de estas misiones, por los pobladores de San Jerónimo, el padre que tiene que atender ese pueblo y los misioneros, que viven ahorita una auténtica renovación en su amor por el Señor y el empeño de vivir cristianamente”.

José Gabriel acaba de culminar su tiempo de formación en el Centro de Formación Sodálite Nuestra Señora de Guadalupe.

A continuación compartimos el video resumen de las Misiones realizadas en el 2014: