Miércoles de Ceniza, inicio de la Cuaresma

Lima, 04/03/14 (Noticias sodálites – Perú). El próximo 5 de marzo la Iglesia celebra el inicio de un tiempo litúrgico y estación espiritual particularmente relevante para todo cristiano que quiera prepararse adecuadamente para la vivir el Misterio Pascual. Este tiempo es la Cuaresma.

Miercoles de Ceniza

Este particular tiempo del Año Litúrgico se caracteriza por el mensaje bíblico que puede ser resumido la palabra Conversión. A través de la participación de la celebración eucarística y el rito austero de la imposición de ceniza, el llamado a la conversión es propuesto a los cristianos con las palabras “Convertíos y creed en el Evangelio” y con la expresión “Acuérdate que eres polvo y al polvo volverás” invitando a reflexionar sobre la inexorable caducidad y efímera fragilidad de la vida humana, sujeta a la muerte.

Con la ceremonia e imposición de la ceniza nuestras mentes se elevan a la realidad eterna que no pasa jamás, a Dios, principio y fin de nuestra existencia. La conversión es, entonces, volver a Dios, valorando las realidades terrenales bajo la luz indefectible de su verdad. Se puede entender también como una valoración que implica una conciencia cada vez más profunda del hecho de que estamos de paso sobre la tierra, que nos impulsa y estimula a trabajar hasta el final, a fin de que el Reino de Dios se instaure dentro de nosotros y triunfe su justicia.

El Papa Francisco, reunido con los participantes en la asamblea de la Federación Italiana de Ejercicios Espirituales el pasado lunes 3 de marzo, subrayó que “Los hombres y las mujeres de hoy en día necesitan encontrar a Dios, conocerlo ‘no de oídas’ (cfr. Job 42,5). El servicio de ustedes está dirigido todo a esto y lo hacen ofreciendo espacios y tiempos de intensa escucha de su Palabra en el silencio y en la oración”, invitando de esta manera a participar de los Ejercicios Espirituales como un medio para vivir la Cuaresma.

La Cuaresma es también tiempo de perdón y de la reconciliación fraterna pues en este tiempo tenemos la oportunidad de aprender a conocer y apreciar con mayo profundidad la Cruz de Jesús y a tomar nuestra cruz con alegría para alcanzar la gloria de la resurrección.