“No es sólo un desayuno, es la Palabra de Dios lo que tomamos”

Río de Janeiro, 27/11/14 (Noticias Sodálites – Brasil). El 24 de diciembre de 2013, víspera de Navidad, Rita Lessa Figueira da Silva puso en marcha una acción que estaba planeanda por mucho tiempo: entregar alimentos a las personas sin hogar. Así nació ‘Pan para mi hermano’ en Brasil.

Pao para meu irmao (1) - NS

Hoy, casi un año más tarde, esta iniciativa de ‘Pan para mi hermano’ se realiza cada 15 días y recibe el apoyo de muchos feligreses de la parroquia Nossa Senhora da Guia. Rita Figueira relata su experiencia de trabajar en esta noble iniciativa.

Aunque agotador, su trabajo es muy gratificante; Figueira da Silva afirma que su acto de solidaridad va más allá de limitarse a proporcionar una comida pues “no es sólo un desayuno, es la Palabra de Dios lo que nos tomamos”. El mensaje compartido en cada encuentro busca, para aquellos que pasan por necesidad, puedan salir de las calles, dejar las adicciones y buscar la ayuda de Dios. “Yo siempre espero que este enfoque puede tocar el corazón de cada uno de ellos”, añade.

La idea de entregar desayunos llegó, según Rita, es la comida del día que más falta hace para quienes viven en las calles. “Ellos se despiertan con hambre y es más fácil conseguir el almuerzo, por ejemplo, que el desayuno. Despertamos a los que están cerca, nos reunimos cerca del coche, empezamos con una oración, compartimos café y luego intercambiamos algunas palabras con ellos”, explica.

pao para meu irmao (3) - NS

Gran parte de las donaciones recibidas son gracias al apoyo del P. Jorge Lutz, S.C.V., párroco de Nossa Senhora da Guia. quien define este trabajo de ayuda como “sólo el primer paso hacia el desarrollo humano. Es una experiencia de solidaridad, para salir a la calle, como pidió el Papa. Saliendo del templo para servir a aquellos que están en necesidad de un poco de ayuda siendo generosos, caritativos, viviendo la experiencia de la fe”.

Para Rita Lessa Figueira da Silva este trabajo “se mantendrá en la búsqueda de la fuerza en Dios para permanecer en sus funciones”. Destacó también estar muy agradecida con todos que  han ayudado y ayudan en la misión de lograr un acto de solidaridad. “Este trabajo es un grano de arena en muchos problemas que enfrentamos, pero estoy ejerciendo mi parte y realmente espero que yo pueda hacer una diferencia en sus vidas”. resalta.

Con información de la web del Arzobispado de Río de Janeiro.