“Sodalicio de Vida Cristiana significa que se quiere promover precisamente la vida cristiana”

Bogotá, 09/07/14, (Noticias sodálites – Colombia). A inicios de julio el Sodalicio de Vida Cristiana en Colombia llevó a cabo su II Asamblea Regional, en la cual participaron sodálites  de las distintas comunidades de Bogotá, Medellín y Cali.

II AR Colombia SCV (P)

La II Asamblea Regional se realizó con el fin de profundizar en los asuntos que atañen a la Región Colombia, evaluando la fidelidad al carisma propio, la marcha de las comunidades y los servicios apostólicos que brindan los sodálites según la vocación y espíritu de la Sociedad.

El 1 de julio se dió inicio a la Asamblea con una solemne celebración de la Santa Misa presidida por Mons. Ettore Balestrero, Nuncio Apostólico en Colombia, en la casa de ejercicios Casa de Paz. Después de la celebración Eucarística hubo un breve desayuno para intercambiar opiniones.

Mons. Ettore Balestrero inició la homilía destacando que la palabra Sodalicio significa “una asociación de personas que se unen, se juntan con un propósito, para adelantar un objetivo”, y señaló que “el hecho de ser Sodalicio de Vida Cristiana significa que lo que se quiere adelantar y lo que se quiere promover es precisamente la vida cristiana”.

II AR Colombia SCV (logo)

“Una vida cristiana, una vida de fe, una vida católica, si no se ve, si no se vive integralmente parece una vida aburrida”, advirtió el Nuncio Apostólico. Pero si esta “se vive integralmente es una vida que llena a la persona y ante la cual no hay nada mejor. Cuando se vive integralmente la fe católica no solo no se pierde nada, sino que como dice Jesús en el Evangelio, se gana cien veces lo dado”, añadió

Más adelante, reflexionando en lo que significa vivir la vida cristiana como Sodalicio, Mons. Balestrero destacó que ésta “significa tener esta conciencia de estar con Jesús y vivir lo esencial de la vida cristiana que es el amor, la caridad, la verdad, la caridad en la verdad”. Junto a ello invitó a los sodálites a “vivir con la radicalidad, con firmeza vuestra identidad, vuestro carisma, vuestra misión, y descubrirlo con profundidad, con convicción, prestando atención a los detalles, porque la fidelidad está hecha de detalles”.

Finalmente, Mons. Ettore Balestrero exhortó a los sodálites de la región a tener “dentro de sí mismos, como sodálites, este deseo fuerte, esta exigencia muy fuerte de evangelizar. El país necesita mucha evangelización”. Asimismo añadió que “uno de los elementos que mantienen unido este país, es la fe católica”.

II AR Colombia SCV (M)

La Asamblea Regional empezó con una jornada de reflexión espiritual el día lunes por la tarde donde pudieron meditar acerca de la fe, la confianza en Dios y la humildad. Durante los demás días las reflexiones se centraron especialmente en la marcha de la vida comunitaria y el apostolado por parte de los sodálites en la Región, teniendo como marco las indicaciones de la IV Asamblea General Ordinaria del Sodalicio de Vida Cristiana, realizada el pasado 2012, en diciembre.

Esta II Asamblea Regional ha sido una oportunidad para vivir la corresponsabilidad de todos los sodálites en una misión común, para que juntos puedan implorar la gracia del Espíritu y el auxilio maternal de la Virgen, Madre nuestra y del Señor. También sirvió para que los sodálites pudieran compartir fraternalmente y disponerse más eficazmente a responder generosamente al Designio de Dios.

En esta Asamblea Regional estuvieron presentes todos los sodálites profesos que sirven en la Región Colombia. Ellos fueron acompañados también por el Vicario General del Sodalicio de Vida Cristiana, José Ambrozic Velezmoro, quien reside en la ciudad de Lima, sede internacional del Sodalicio.

El Sodalicio de Vida Cristiana llegó a Colombia el año 1990 y en 2015 celebrarán 25 años de peregrinar en tierras colombianas. Hasta el día de hoy tienen una casa en la ciudad de Bogotá, dos en Medellín y una en Cali. Su actividad apostólica incluye la participación en los proyectos educativos y solidarios de la Familia Sodálite en Colombia. Además acompañan espiritualmente y participan del apostolado del Movimiento de Vida Cristiana en sus diversos centros y proyectos.