UCSP: Un peruano que cambia la historia

Arequipa, 07/08/14 (Noticias sodálites – Perú). Los emprendimientos tecnológicos más exitosos son manejados por profesionales en Ciencia de la Computación. En la Universidad Católica San Pablo de Arequipa saben cómo hacerlo. Ernesto Cuadros-Vargas, Director del Programa Profesional de Ciencia de la Computación, es el doctor del nuevo rumbo de esta especialidad.

Ernesto Cuadros-Vargas UCSP

A continuación reproducimos el artículo dedicado al Dr. Cuadros-Vargas, Director del Programa Profesional de Ciencia de la Computación de la Universidad Católica San Pablo como parte de la serie “Peruanos que cambian la historia” del segmento Día1 de El Comercio.

Julio Escalante Rojas

El 31 de diciembre de 1995, Ernesto Cuadros-Vargas llegó a la Universidad de São Paulo con menos de 400 dólares y cargando una pesada mochila. Esa noche en la que todos celebraban, él tuvo que dormir en la biblioteca, en un colchón que le prestaron. Pero no estaba incómodo porque había cumplido su primer objetivo: llegar. El segundo era conseguir una beca para poder quedarse. Era la única opción de estudiar lo que en verdad quería, porque en Arequipa las lecciones iban en otra dirección. “Los profesores me decían que aquí era diferente y entendí que eso significaba: ‘Adáptate a nuestro atraso’”. Por eso se fue. Pero estaba seguro de que tenía que volver.

Cuando regresó finalmente en el 2004 —luego de vivir en Brasil, Estados Unidos y Alemania— fue para lanzar y diseñar en la Universidad Católica San Pablo de Arequipa la carrera que había estudiado: Ciencia de la Computación. Esta universidad es hoy uno de los protagonistas de la consolidación de la ciudad sureña como un ‘hub’ tecnológico. Además mantiene convenios y contactos con los centros más prestigiosos en innovación y el Instituto Técnológico de Massachusetts (MIT) la ha elegido como su ‘partner’ en un programa de desarrollo de ideas por ser el único centro educativo peruano que cumple con el estándar de formación internacional que ellos buscan.

En esta universidad, en la que enseñan siete de los pocos doctores en Ciencia de la Computación que existen en el Perú, solo se puede egresar de esta carrera con la tesis terminada y sustentada en inglés. Varios de sus jóvenes profesionales salen con un proyecto emprendedor bajo el brazo o trabajar para empresas de Silicon Valley o de la India, y lo hacen de manera remota, desde la comodidad de sus casas y en pijamas. Otros, de los casi 40 que egresan cada año, ya laboran en empresas como Google y están preparados para competir con alumnos de Stanford o Berkeley.

Eduardo Cuadros-Vargas UCSP EC

¿Qué tan complicado ha sido torcerle el rumbo a varias décadas de historia educativa tradicional? Esa historia que ha multiplicado las carreras de ingeniería y la formación de muchachos para solo dar soporte técnico, cuando en realidad lo que se necesita, hoy que la Tierra gira en otro sentido, son creadores de tecnología.

Ernesto Cuadros-Vargas lo supo desde aquel momento en que presentó su tesis para graduarse y los profesores que debían evaluarlo no tenían mucha idea de lo que trataba su tema. Era el proyecto de un buscador en Internet, un antecesor de Google. “No sé qué hubiera pasado conmigo en otro lugar, pero desde entonces quise que los muchachos con talento no sean opacados por la mediocridad que hay en el país”, dice.

El otro camino

La computación puede ayudar a resolver asuntos complejos que afectan a la sociedad como el caótico transporte público. Piense en todos los datos que a diario maneja el Poder Judicial o los hospitales nacionales. Y piense luego por qué no  se resuelve la ineficiencia que el usuario padece a diario en estos espacios. “Yo siempre digo que no es un problema de gestión, sino de computación”, afirma Cuadros-Vargas.

Si no hay sistemas con soluciones efectivas es porque por años enseñar computación ha sido solo enseñar a operar maquinas. Cuando lo que se necesita es a gente capaz de ver el entorno con la lógica de una computadora. Como quien aprende en inglés para luego hablarlo.

Ernesto Cuadros-Vargas ha sido el único miembro latinoamericano de un equipo que lanza propuestas y fija un estándar para enseñar Ciencia de la Computación en el mundo. En el país quienes lo hacen se cuenta con los dedos de una mano, pero en cambio se dictan más de cien carreras de computación y sistemas en Lima y provincias, con diversos nombres, contenidos y rigores educativos.

El caso de la Universidad Católica San Pablo ser un caso aislado. ¿Pero qué hace falta para replicar esta experiencia en otros lugares del país? Cuadros-Vargas lo resume en una palabra que no es científica: voluntad.