Organización

El Sodalicio de Vida Cristiana está regido por unas Constituciones aprobadas por la Santa Sede. En ellas se establecen las estructuras fundamentales de la Sociedad. Se llaman Estructuras de Servicio porque en las diversas responsabilidades que se han de ejercer se aspira a seguir «el ejemplo del Señor Jesús, quien nos manifestó que está con nosotros como quien sirve, y de Santa María, la Sierva del Señor».

Estas estructuras son semejantes a las de otras Sociedades de Vida Apostólica o Institutos de Vida Consagrada aprobados por la Santa Sede.