Vocaciones

Las personas que se descubren llamadas por Dios a formar parte del Sodalicio deben realizar un buen discernimiento que incluye varias etapas sucesivas.

Aspirante : Cuando la persona descubre que Dios lo puede estar llamando a formar parte del Sodalicio solicita ser aspirante por un plazo de un año, que puede ser renovado. En esta etapa se familiariza con la espiritualidad y estilo del Sodalicio.

Probando : En esta etapa el candidato empieza una formación más seria, que incluye la admisión a la vida comunitaria y luego al centro donde recibe la formación inicial.

Formando : En este periodo el candidato se prepara para su incorporación al Sodalicio, avanzando en su camino de maduración y respuesta al Plan de Dios.

Consagrado : Quienes han alcanzado un grado maduro en el ejercicio de la piedad filial mariana realizan una consagración apostólica a la Santísima Virgen María.

Profeso Temporal : Luego de un serio tiempo de discernimiento y madurez, teniendo las condiciones necesarias para responder a su llamado, la persona realiza los compromisos temporales de obediencia y celibato.

Profeso Perpetuo : Por la Profesión Perpetua, en la cual se hacen los compromisos de obediencia y celibato para toda la vida, la persona se convierte en un miembro de derecho pleno en el Sodalitium.