“Fratelli Tutti”. El llamado del Santo de Asís

Imagen para blog de Cankin Ma sobre la encíclica Fratelli Tutti

Por: Cankin Ma.  (Tomado del portal A12.com)

Hace un tiempo me pidieron hablar sobre la reconciliación. Al preparar las diapositivas, fue difícil pensar en qué imágenes usar. Aunque la reconciliación es una realidad muy concreta, a veces es difícil representarla a través de imágenes.

Me sorprendió cómo fluyó la elección al preparar la diapositiva sobre los cuatro niveles de ruptura y reconciliación (tópico clásico al hablar del tema): con Dios, con uno mismo, con los hermanos, con la Creación. Elegí la imagen de Francisco de Asís. No tardé en encontrarlo abrazando la Cruz, a alguien que sufre o con los brazos abiertos ante toda la Creación.

Pues bien, es la imagen de este santo la que vuelve a escena con la nueva encíclica que el Papa firmó en la Basílica de Asís el 3 de octubre. Tiene como título Fratelli tutti (hermanos todos), frase tomada de San Francisco (Admoniciones, 6, 1: FF 155). Esto es lo que el Poverello de Asís pone ante nuestros ojos: la contemplación amorosa que lleva a establecer relaciones nuevas con todo y con todos.

El Papa ya lo expresó bellamente en una encíclica que también toma prestadas palabras de este santo en su título (Laudato Si, 10): “Él manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados. Amaba y era amado por su alegría, su entrega generosa, su corazón universal. Era un místico y un peregrino que vivía con simplicidad y en una maravillosa armonía con Dios, con los otros, con la naturaleza y consigo mismo. En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior”.

El testimonio de San Francisco es una llamada a relacionarnos de una manera nueva con el Creador y sus obras. Es más, a reconocer en cada una de sus criaturas hermanos y hermanas relacionándose con nosotros. Y no es una llamada abstracta, sin rostro ni forma. Es una llamada a la fraternidad, al encuentro.

Así fue expresado dramáticamente por el Papa en el Momento Extraordinario de Oración en Tiempos de Pandemia, el 27 de marzo, en una Plaza de San Pedro vacía: “Con la tempestad, se cayó el maquillaje de esos estereotipos con los que disfrazábamos nuestros egos siempre pretenciosos de querer aparentar; y dejó al descubierto, una vez más, esa (bendita) pertenencia común de la que no podemos ni queremos evadirnos; esa pertenencia de hermanos”.

En la imagen del Santo de Asís, el Papa señala una respuesta a la pregunta “sobre la fraternidad y la amistad social”. Siempre recordando que en San Francisco encontramos a un contemplativo que aprendió del Maestro a mirar la realidad. Proyectando nuestra mirada hacia el “final de los tiempos, cuando el Hijo  entregue al Padre todas las cosas y ‘Dios sea todo en todos’ (1 Co 15,28)” (LS, 100).

Cankin Ma nació en Ecuador, hijo de padre chino. Es miembro del Sodalicio de Vida Cristiana, vive y trabaja apostólicamente en la comunidad sodálite "Mãe da Reconciliação" en la ciudad de Petrópolis (Rio de Janeiro, Brasil). Actualmente se prepara para el sacerdocio y estudia teología en la Universidad Católica de Petrópolis.