Santa Teresa de Calcuta

Por: Cankin Ma.

¿Cómo podemos inspirarnos en el legado de bondad de la Madre Teresa? ¿Cómo los cristianos podemos vivir la caridad en nuestros días?

Cuando le preguntas a un niño qué quiere hacer cuando crezca, no sorprendería que empiece diciendo que quiere ser astronauta, y un poco más adelante tarde que quiere ser médico. Quizás al día siguiente tenga la intención de ser bombero y después de una semana de construir casas. A medida que el niño crezca, un signo de madurez serán las decisiones que tome para su vida.

Cuando hablamos sobre santidad, legados, modelos y referencias, podemos terminar pensando que lo ideal sería reunir en nuestra vida lo mejor de tres o cuatro santos (olvidando que para que cada uno de ellos llegase allí, ser santo le tomó literalmente toda una vida). Evidentemente, si uno se proyecta a sí mismo de esa forma, descubre rápidamente la frustración de estar lejos de ser siquiera como uno de ellos.

La Madre Teresa tiene mucho que enseñarnos, pero creo que ella no nos exigiría que sigamos exactamente el camino que ella hizo. Pensemos entonces en Agnes, una joven albanesa que a los 18 años entró en un convento de monjas. Que después de un año aceptó ser enviada a la India. Que después de varias experiencias profundas de una vocación de servicio experimentó «una llamada dentro de la llamada» a sus 36 años de edad. Que, poco a poco, hizo de la India su hogar y de los más pobres su misión. Que en medio de mil preocupaciones y un corazón que pertenecía todo a Jesús, llegó a los 87 años para encontrarlo definitivamente. Esta mujer que tímidamente fue dando un paso después del otro nos recuerda que para llegar allí, lo esencial es no tener miedo de seguir a Jesús por los caminos que Él proponga.

Pero más concretamente, ¿qué nos enseña esta mujer sobre la caridad a la que estamos llamados a vivir?

Pues bien, creo que la enseñanza fundamental es que el amor comienza por el vecino, por el prójimo, (recordando que dentro de casa tenemos a los prójimos más cercanos). Cuando tomamos la figura de la Madre Teresa, podemos quedar impresionados por todo lo que ella hizo y vivió. Pero si nos detenemos a pensar, vemos que Dios fue guiando su historia y que nunca se le presentó algo ajeno a lo que ella vivía, los entornos por los que pasaba. Fue precisamente en medio de este camino que se encontró con el clamor de Jesús: «Tengo sed».

Quizás este sea uno de los mayores legados de esta mujer: la santidad comienza por ti y por mí.

«Caridad en nuestros días» puede ser considerado sinónimo de «caridad aquí». ¿Por dónde comenzar? Donde ella comenzó, a su alrededor, en su vecindario, donde muchos sufrían. Ella vivía en Calcuta, así que por eso comenzó allí. ¿Dónde te pide el Señor que comiences?

Se trata de mirar a tu prójimo, mirar su necesidad y ofrecer lo que tienes para dar. Se trata de una pequeña buena acción que lleva a la siguiente y así sucesivamente. «No nos desanimemos de hacer el bien» (Gal 6, 9). Se trata de perseverar hasta el final como lo hizo la Madre Teresa.

Cankin Ma nació en Ecuador, hijo de padre chino. Es miembro del Sodalicio de Vida Cristiana, vive y trabaja apostólicamente en la comunidad sodálite "Mãe da Reconciliação" en la ciudad de Petrópolis (Rio de Janeiro, Brasil). Actualmente se prepara para el sacerdocio y estudia teología en la Universidad Católica de Petrópolis.