Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Blogs

Sodalicio de Vida Cristiana / Blogs  / ¿Cómo me hago amigo de un santo?

¿Cómo me hago amigo de un santo?
Escrito por: Alejandro Molina

Un conjunto de estampitas de santos y santas puestos sobre una mesa.

Los santos son aquellas personas que encontraron en Cristo esa manera de amar, son aquellos que vivieron siempre unidos a Jesús, como el sarmiento está unido a la vid, y por eso, ellos desean amar y no solamente en el tiempo en el que vivieron antes sino también hoy.

No son estatuas en el cielo, tampoco una especie de élite o un olimpo espiritual inalcanzable, ellos quieren estar contigo y conmigo, quieren hacer amistad con nosotros, quieren estar cerca de nuestras vidas, quieren estar presentes en nuestro día a día y por eso es que es tan importante preguntarse ¿Cómo me hago amigo de un santo?

¿Cómo me hago amigo de un santo?

Lo primero que diría es: como te haces amigo de cualquier otra persona. Esto implica conocerla: saber quién es, conocer su vida, qué hizo, cómo vivió. Y dejar que te conozca contándole tu vida.

Crecemos en amistad cuando nos hacemos vulnerables, cuando compartimos lo que tenemos en el corazón, cuando aprendemos a dar y a recibir, cuando aprendemos a hablar y escuchar, cuando abrimos el corazón.

No nos preocupamos mucho por el lenguaje, no nos pasa eso cuando llamamos a un amigo, una amiga, cuando nos juntamos con alguien, simplemente quedamos en encontrarnos y el diálogo va fluyendo.

Esta connaturalidad es fundamental para crecer en santidad y crecer en amistad con los santos.

Imágenes de santos en la Plaza San Pedro, Roma.

Una amistad con San José

En mi caso, tengo esta amistad con San José. Hace muchos años ha estado presente en mi vida. He aprendido a compartirle las cosas más importantes y también las más ordinarias y cotidianas e insignificantes de mi vida.

San José ha estado siempre presente en los momentos clave, dándome su apoyo, intercediendo por todas mis necesidades, por pequeñas o grandes que estas hayan sido. He podido constatar en mi propia vida cómo San José ha tenido un impacto muy poderoso al ayudarme a acercarme a Jesús.

Puedes ver las reflexiones de Alejo Molina en Facebook aquí.

Lo que otros santos dicen de San José

No soy solo yo, sino muchas personas a lo largo de los siglos han sido amigos de san José y muchos grandes santos han sido amigos de San José. Veamos algunos ejemplos:

Santa Teresa de Ávila:

“A otros santos, parece, les dio el Señor gracia para socorrer en una necesidad; pero a este glorioso santo, tengo experiencia que socorre en todas”.

San Josémaría Escrivá:

“Si quieres un consejo, esto repito hace muchos años: Id a José, Él les enseñará caminos concretos y modos humanos y divinos de acercarnos a Jesús”.

San Juan Bosco:

“Si les viene tentación: rueguen a José; al levantarse por la mañana, rueguen a José. Al acostarse en la noche: Rueguen a José”.

San Pío de Pietrelcina:

“Vayan donde José con gran confianza porque no recuerdo haberle pedido algo que no me lo haya concedido prontamente”.

Vayamos entonces con confianza a José, pidámosle que siempre nos auxilie en nuestras necesidades, compartámosle nuestros días, sabemos que su poderosa intercesión estará siempre lista para acudir en todo aquello que nosotros le supliquemos.