¿La astrología es compatible con el cristianismo?

Banner para blog de Craig Kinneberg sobre astrología y cristianismo

Por: Craig Kinneberg. (Tomado del portal A12.com)

¿Quieres saber más sobre quién eres? ¿Te gustaría saber cómo será tu futuro? A lo largo de la historia, estas preguntas han estado en el fondo del corazón de muchos seres humanos, que han buscado investigar y aprender más sobre el sentido de la vida.

Son varias las formas en que los hombres hicieron tales intentos, siendo la astrología (pseudociencia que afirma que los cuerpos celestes tienen una influencia decisiva en la personalidad y el futuro de los seres humanos) una de las más antiguas y que persiste en la actualidad. ¿Pero deberíamos, como cristianos, confiar en la astrología para tratar de responder estas preguntas? ¿Existe compatibilidad entre la astrología y el cristianismo? Para no alargar este artículo y hacerte sufrir esperando la respuesta a esa pregunta, mejor hablar aquí con claridad: en sentido estricto, la astrología no es compatible con el cristianismo.

Aquí hay tres razones que explican por qué:

1. La astrología, que pretende predecir el comportamiento y el futuro de las personas de manera decisiva, no considera la verdad de fe de que Dios es el Creador de todas las cosas, sobre las cuales Él tiene poder soberano e interviene en la historia y en la vida de las personas. La astrología cree que los cuerpos celestes que determinan la vida de las personas existen por sí mismos y que no hay otro ser que tenga poder sobre ellos.

2. La astrología se opone a la verdad de la fe de que Dios nos creó totalmente libres y que, con esta libertad, las decisiones que tomamos afectan nuestro destino. Cuando la astrología nos lleva a pensar que la vida de los seres humanos está determinada a ser de una manera específica, debido a la influencia de la posición de los cuerpos celestes cuando nació la persona, se elimina totalmente la noción de libertad. Las personas estarían completamente predeterminadas, sin posibilidad de cambio, y nuestro futuro estaría determinado de manera inmutable.

3. La astrología implica poner nuestra confianza en nuestro futuro en cosas ajenas a Dios . El profeta Isaías, dirigiéndose a Babilonia, dice:

«Te has cansado de tus planes. Que se presenten, pues, y que te salven los que describen los cielos, los que observan las estrellas y hacen saber, en cada mes, lo que te sucederá. Mira, ellos serán como tamo que el fuego quemará. No librarán sus vidas del poder de las llamas. No serán brasas para el pan ni llama ante la cual sentarse. Eso serán para ti tus hechiceros por los que te has fatigado desde tu juventud. Cada uno errará por su camino, y no habrá quien te salve» (Isaías 47, 13-15).

Dios, a lo largo del Antiguo Testamento, educó al Pueblo de Israel mostrándole que Él era el único camino de la verdadera salvación y, por lo tanto, la confianza del Pueblo siempre debe estar puesta en Él y en nadie más. Ciertamente, hoy Dios nos sigue educando de la misma manera.

¿Quieres saber más sobre quién eres? ¿Te gustaría saber cómo será tu futuro? Tú, querido lector, no encontrarás las respuestas que anhelas en lo más profundo de tu corazón buscando en la astrología; solo en Dios serán satisfechos todos tus anhelos.

Craig Kinneberg, estadounidense de nacimiento, ingresó al Sodalicio de Vida Cristiana a los 20 años. Luego de vivir en el Perú por 3 años en formación, en el 2013, se mudó a São Paulo, Brasil, donde ayuda en el trabajo pastoral juvenil y solidario. Ha completado los estudios de Filosofía y Teología.