¿La ansiedad tiene cura?

La ansiedad tiene cura - Blog sodálite

Por: Dante Carrasco Aragón (Tomado del portal A12.com).

La palabra ansiedad proviene del latín anxietas , que significa «angustiado», «perturbado», «inquieto». La ansiedad, entonces, es una impresión interior de temor, de angustia, es la respuesta emocional que anticipa una amenaza futura. Adelantarse hacia el futuro de forma negativa.

Los tipos de ansiedad

La ansiedad y el Trastorno de Ansiedad sí tienen cura. En primer lugar, es importante diferenciar a ambos, ya que también existe la ansiedad normal (angustia normal). Esta ansiedad normal se refiere a las preocupaciones de la vida diaria que no son excesivas.

La persona que tiene ansiedad ya vive este evento como si estuviera sucediendo, a través del famoso “y si” , como por ejemplo: “¿y si salgo a caminar y tengo un accidente?”, “Y si organizo una fiesta al aire libre y llueve?”. Sin embargo, esto también puede referirse al pasado, ya que pueden ser hechos que nos dejaron remordimientos, a través del famoso “y si hubiera”: “¿y si le hubiera dicho esto a esta persona?”, “¿Y si hubiera hecho eso?”,“¿Y si hubiera estudiado más?”. Cuando la ansiedad es excesiva debemos preocuparnos, ya que estamos hablando de un Trastorno de Ansiedad.

¿Es la ansiedad lo mismo que el miedo?

En general, la ansiedad se asocia a menudo con el miedo, el estrés emocional y la angustia existencial. Este último, la angustia, es un término frecuentemente mencionado en la Biblia, especialmente en los Salmos, que narran la experiencia de debilidad y dependencia del hombre ante Dios. Es así como, además de las buenas prácticas para desestresarnos y lidiar con la ansiedad, o, en algunos casos, pedir ayuda profesional, ya sea de un psicoterapeuta o psiquiatra, es esencial siempre colocar nuestra experiencia de comunión con Dios, en todos los momentos, especialmente cuando experimentamos ansiedad, angustia o incluso depresión.

No es difícil imaginar que muchos santos hayan pasado por momentos difíciles, con gran ansiedad y de conflictos. Por eso siempre debemos pedir la intercesión de los santos por los que tenemos devoción, y sobre todo mirar a la humanidad de nuestro Señor Jesucristo, como en el momento de su oración en el Huerto de Getsemaní, en el que estaba angustiadísimo, pero confió toda su experiencia de dolor interior al Padre providente. Seamos, como Cristo, hombres y mujeres de oración, para enfrentar los momentos de ansiedad.

Dante Carrasco Aragón, nació en Lima. Es miembro del Sodalicio de Vida Cristiana desde el 2004, vive y trabaja apostólicamente en la comunidad sodálite 'Mãe da Reconciliação' en la ciudad de Petrópolis (Rio de Janeiro). Es bachiller en Administración y Magister en Psicología. Es miembro fundador de la Asociación 'Reconciliatio - Psicologia Integral'.