Educando emociones

Por: Humberto Del Castillo Drago.

Desde mis años de estudiante de psicología siempre me llamó la atención y me pareció un tema muy sugerente y apelante el de las emociones, el de la madurez afectiva y su vínculo con la sexualidad y genitalidad. Es así que ya hace un tiempo escribí un libro titulado “Afectividad y Sexualidad en la Vida Cotidiana”. El presente artículo lo escribo con base a ese libro. Me voy a concentrar en un tema que considero fundamental para lograr una existencia feliz y virtuosa, dicho tema es el de la educación de las emociones.

Un rasgo o característica del hombre contemporáneo en términos psicológicos, es su inestabilidad emocional, puesto que está poco acostumbrado a regirse por sus criterios o su razón, y esto se traduce en la costumbre de responder desde lo que siente, desde lo emocional. Por lo que actualmente parecerá que sólo importa lo emocional o sentimental. Hoy por hoy, no se reflexiona si es adecuado o dañino, se plantea que lo importante es “sentirse bien”, más allá del bien o del mal, es decir, más allá de lo moral y de lo ético, e incluso sin importar si es inadecuado o no.

¿Qué es una emoción?

Es una vivencia o expresión de la afectividad de la persona. Es una respuesta o reacción afectiva o sentimental ante determinado estímulo.

Deriva de la palabra latina emovere, que significa agitación. Por tanto, podemos decir que la emoción, es una conmoción interior generalmente brusca, aguda, rápida, espontánea y súbita que se produce en la afectividad o estado de ánimo de la persona. La emoción siempre viene acompañada de manifestaciones físicas tales como sudoración, taquicardia, dificultad respiratoria, etc. Su duración es breve y escueta.

Las emociones son neutras; en el sentido que no se les puede dar una connotación moral, o decir que son buenas o malas, positivas o negativas, simplemente existen, se dan, son reales, son una respuesta afectiva ante algo que se presenta como atractivo o amenazador. En ese orden de ideas es importante decir que las emociones son adaptativas, puesto que me sirven para adaptarme al medio o a los distintos momentos o etapas que estoy viviendo. Por ejemplo: estoy triste porque ha muerto un amigo, me alegro cuando mi equipo de fútbol preferido mete un gol, me da miedo caminar por una calle oscura y sola, me da miedo encontrarme de pronto con un perro que me ladra.

Ante todo esto, nos parece fundamental plantear la importancia de la educación de las emociones, para que la persona pueda avanzar en su madurez afectiva y una existencia feliz y virtuosa.

Se trata de que cada quien conozca sus emociones primarias y vaya aprendiendo cotidianamente a manejar sus emociones, de manera que pueda crecer en estabilidad, armonía, paz y reconciliación.

Nació en 1965 en Lima, Perú. Es miembro del Sodalicio de Vida Cristiana desde fines de 1981. Tras los años iniciales de formación religiosa, se dedicó al apostolado juvenil-vocacional y a la consejería espiritual. Es actualmente el Director General del Centro Areté y uno de los principales impulsadores de la psicoterapia de la reconciliación. Se dedica a la psicología clínica y la formación y capacitación de distintas personas desde Areté.