Si quieres cambiar a los demás, primero cambia tú mismo

Por: José Alfredo Cabrera.

Desde muy joven entendí que los verdaderos cambios en la sociedad se producen cuando cambian las personas. También aprendí que para transformar el mundo en primer lugar debía transformarme a mí mismo. Junto con ello se grabó en mi memoria que para poder dedicarme a influir en la vida de los demás sobre todo debía preocuparme por trabajar y alcanzar mi propia paz interior (uno comunica lo que llevar por dentro). Estas tres premisas fundamentales son un camino de vida que he intentado aplicar. Son unas direccionales potentes que orientan mi trabajo cotidiano.

Muchas escuelas de liderazgo, hoy en día, impulsan la formación de líderes que influyan de manera positiva en el entorno en el que se desenvuelven (positive change makers). En ese sentido y de acuerdo a lo que he mencionado en el primer párrafo podemos decir que para que se pueda realizar un verdadero cambio en cualquier ámbito social se necesita de modo primordial transformar a las personas. Por lo tanto, se puede decir que los verdaderos cambios en cualquier organización sólo serán duraderos (sustentables en el tiempo) si son llevados adelante por personas que hayan sido impactadas por los valores que se quieren transmitir. Cuando los cambios sustanciales no se basan en las personas sino solamente en ideas, estructuras o mandatos verticales impuestos, no serán innovadores y mucho menos serán cambios de larga duración. Por lo tanto, si realmente quieres ser un líder catalizador de cambios, un positive change maker, preocúpate por encarnar los valores que quieres enseñar y transmitir.

Quiero terminar con unas frases que también las aprendí de muy joven y que se aplican perfectamente a lo que estoy tratando de explicar: “un ciego no puede guiar a otro ciego”, “nadie da lo que no tiene”, “médico, cúrate a ti mismo”. Si quieres cambiar la realidad empieza por cambiar tu propio corazón.

José Alfredo Cabrera es peruano de nacimiento y ha servido en la misión de la Iglesia durante varios años en Colombia y Ecuador donde actualmente reside. Es educador y psicólogo. Le gusta aprender constantemente como también servir a los jóvenes y a las familias a través de la enseñanza y la consejería.