Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación celebra su aniversario ayudando a los más necesitados

P. Juan Carlos Rivva en una olla común de Manchay (Lima, Perú)

La parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación celebró su 32º aniversario en la Solemnidad de la Asunción de la Virgen María. Conversamos con nuestro hermano, el párroco, el P. Juan Carlos Rivva, quien nos cuenta acerca de la ayuda que han podido destinar a los más necesitados y afectados por la pandemia en diversas zonas de Lima. Y también nos cuenta sobre sus sueños de poder ayudar a muchas más personas necesitadas.

¿Qué elemento crees que caracteriza mejor este aniversario para la parroquia?

Hay tres grandes elementos que me gustaría resaltar de este 32º aniversario. El primero es la ayuda que hemos podido dar a nuestros hermanos más necesitados. El segundo es la visita de Mons. Guillermo Elías, obispo auxiliar de Lima. Y el tercero es la presencialidad que hemos retomado paulatinamente y con las medidas de bioseguridad necesarias.

Como parte de las actividades de aniversario organizamos un bingo online que sobrepasó todas nuestras expectativas. La meta era conseguir 30 mil soles y hemos conseguido 52 mil 600. Gracias a la generosidad de mucha gente podremos como parroquia destinar todos esos fondos a la ayuda solidaria a nuestros hermanos que padecen hambre por la pandemia.

Mons. Guillermo Elías, Obispo auxiliar de Lima, presidió la Santa Misa por el 32º aniversario de la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación

Mons. Guillermo Elías, obispo auxiliar de Lima, ha asumido el Decanato 6 que abarca muchas parroquias de La Molina. Fue una gran bendición que haya podido presidir nuestra Misa principal de aniversario. Su presencia confirma nuestro querer servir a la Iglesia y nuestro deseo de trabajar de manera integrada con el plan pastoral de la Arquidiócesis de Lima, de ser discípulos misioneros en salida.

¿Cómo ha sido la actividad catequética y evangelizadora en este tiempo de pandemia?

A nivel de evangelización hemos retomado las catequesis de Primera Comunión y de Confirmación. Todo a través de los canales virtuales de Zoom. Hemos venido dictando conferencias todos los lunes ininterrumpidamente sobre distintos temas de formación en la fe. Y los primeros viernes de cada mes hemos tenido pláticas espirituales también de manera virtual.

Campaña de padrinazgo y becas para escolares

A nivel sacramental hemos podido mantener las Confesiones casi durante toda la pandemia cuidando las medidas biosanitarias. Inicialmente se confesaba en la reja exterior de la parroquia cuando las personas no podían ingresar y ahora se realizan en las oficinas y en el claustro. Hemos retomado la celebración presencial de la Misa. Se ha retomado el trabajo de sacramentos como Bautizo y Matrimonio.

¿Cómo ha sido la atención pastoral de la parroquia en este tiempo?

Otra área importante es el acompañamiento a las personas que sufren, que tiene dos aspectos. Un aspecto es la pastoral de la salud, en la cual hemos procurado llevar la Comunión a los enfermos y personas mayores a lo largo de la pandemia. También estamos prestando balones de oxígeno y camas médicas a las personas que lo necesitan, especialmente en Matazango. Junto a eso está la pastoral del duelo. Hemos mantenido el acompañamiento a las familias que han perdido seres queridos.

Entrega de la campaña solidaria «Bolsa del amor» en Manchay (Lima, Perú)

También tenemos la pastoral solidaria. Hemos revisado las necesidades que existen en Matazango, hemos llevado ayuda a través de la Bolsa del amor a quienes han estado enfermos o perdieron su trabajo. A través de las ollas comunes logramos llevar alimentos a cerca de 150 vecinos. Ha habido acompañamiento por parte de algunos grupos de la parroquia a las familias de Matazango, a los niños, a algunos adultos. Hemos podido ayudar en Pamplona Alta a través de Bolsas del amor junto a Bridges.

¿De qué manera podemos ayudar a que la parroquia continúe sus trabajos solidarios?

Me ha sorprendido positivamente que a pesar de las dificultades que todos experimentamos muchos quieren ayudar no solo materialmente sino también con su tiempo. Hemos realizado dos bazares solidarios de ayuda que implican gran trabajo de selección, limpieza y refacción de las donaciones que recibimos de ropa. Con eso hemos recaudado fondos para seguir ayudando. La generosidad de la que hemos sido testigos ha sido mayor que en otros años. Estamos ideando la mejor manera de incentivar un voluntariado más estable que nos ayude a llegar a más personas que necesitan diversos tipos de ayuda. No todos tienen dinero o cosas materiales para donar pero todos podemos donar un poco de nuestro tiempo.

¿Qué expectativas tienen para el futuro?

Nuestro sueño es poder ayudar a todos los que nos necesitan.

Vamos a empezar a planear la campaña de la Caja del Amor que se realizará en diciembre. Nos gustaría que sea un proyecto que involucre e integre a muchas más personas de la familia espiritual y las metas que nos tracemos puedan ser mucho más grandes de lo que podremos hacer solo como parroquia.

Voluntario de Bridges en el Bazar social en Matazango (Lima, Perú)

La ayuda solidaria no se reduce a un regalo, es importante llevar la Palabra a quienes estamos llegando. Queremos motivar a muchos a involucrarse con acciones de servicio que parecen “pequeñas” pero permiten a quien recibe la ayuda sentirse acompañado y querido. Tener la conciencia de que podemos ver y tocar a Jesús en el hermano que sufre hace toda la diferencia entre solo regalar algo material y evangelizar. Queremos llevar a Cristo a más personas, especialmente a través de nuestra pastoral solidaria.

¿Hay algo más que te gustaría compartirnos?

Quisiera agradecer a todos los que hacen posible que podamos ayudar a nuestros hermanos más necesitados. He quedado gratamente sorprendido de las muestras de generosidad y sensibilidad que esta pandemia ha generado en muchas personas. La gente nos ha contactado a través de diversos medios virtual y físicamente.

Quisiera agradecer también a todos los miembros de nuestra gran familia parroquial. Especialmente a quienes nos ayudan en nuestros esfuerzos por tener una comunicación cada vez más profesional y humana. Y también a quienes nos ayudan con su tiempo, esfuerzo y generosidad en nuestro trabajo pastoral y solidario.

Creo que estamos llegando a cada vez más personas que se sienten acompañadas a través de los diversos medios de comunicación que existen hoy en día. Nuestro alcance ha sido mucho mayor a través de las redes durante esta pandemia. Todo esto ha hecho que nuestros esfuerzos por ayudar a los más necesitados sean cada vez más conocidos por quienes nos siguen.