De la “favela” a la Universidad, 6 historias de superación en SOMAR

La Asociación Solidaridad en Marcha en Sao Paulo, Brasil, (SOMAR) tiene más de 12 años trabajando con el fin de gestar un verdadero cambio social y promoviendo la formación integral de los más necesitados de la comunidad “Jardim Felicidade” en la zona Sur de la ciudad paulista. Muchos niños, adolescentes y jóvenes participan de diversas actividades educativas de SOMAR.

“SouMais” (en español “Soy más”) es un proyecto dirigido por voluntarios universitarios y profesionales que se reúnen con jóvenes adolescentes beneficiarios de SOMAR y desarrollan actividades de motivación sobre el horizonte de vida profesional que pueden alcanzar, independientemente de la situación económica o social. Juntos analizan oportunidades de estudio, preparación para la inserción en el mercado laboral, visitas a empresas, entre otras actividades.

Nuestro hermano sodálite Andrés Quintanilla, Director de SOMAR, destaca que estas historias que compartiremos a continuación nos dan “tanto para mí, como a todo el equipo de SOMAR, una gran alegría que los beneficiarios hayan podido conseguir estas oportunidades. Agradecemos a Dios y a ellos mismos por los resultados que nuestro trabajo está logrando un impacto social y en la vida de los niños y sus familias”.

Rayanne Lima

Rayanne Lima es una de las estudiantes más antiguas de SOMAR que recientemente logró ingresar a la universidad y nos cuenta que está “muy agradecida porque, mucho antes de que yo creyera en mí misma, SOMAR lo hizo, y eso me hizo creer que tenía las agallas suficientes para llegar aquí. SOMAR es la responsable de hacer realidad este sueño, ya que siempre me demostró que nada estaba fuera de mi perspectiva y me animó a tener grandes sueños, y hoy estoy estudiando Administración de Empresas”.

Edson Marques dos Santos

Edson Marques dos Santos, quien permaneció con SOMAR durante 10 años, comparte su experiencia que le permitió poder estudiar Ciencias de la Computación en la universidad. “Antes, no tenía sueños ni metas más grandes; solo quería terminar la escuela y trabajar en algo al azar. Pero con SOMAR descubrí que habían diferentes oportunidades y personas, y alcanzar un mundo gigante por explorar y experimentar. Le debo todo a SOMAR que tiene el combustible que necesitaba para hacer realidad mis sueños”.

Stephane de Faria

Stephane de Faria, quien también logró ingresar a la universidad, nos comparte que “estoy muy agradecida de tener la oportunidad de unirme a SOMAR; me ayudaron en un momento muy importante y estoy muy agradecida por eso. Escribí varias veces en mis ensayos escolares lo feliz que era tener a alguien que creía en ti. El aliento que me viene de Somar es enorme, fueron ellos los que me hicieron creer que era capaz. Ahora me encuentro cumpliendo uno de mis mayores sueños: estudiar Ciencias Biológicas”.

Jonathan Pereira

Jonathan Pereira se incorporó a Somar a los 9 años y hoy, a los 19 años, ha cumplido su sueño de estudiar Tecnología de la Información. “Somar me enseñó muchas cosas, que podemos ser fuertes y mostrarle a nuestro prójimo lo especial que es en nuestras vidas. En todo momento, SOMAR nos muestra que podemos lograr nuestras metas y perseguir los sueños que tanto queremos lograr «.

María Cristiane da Silva

María Cristiane da Silva llegó a SOMAR en 2014 con grandes dificultades en la lectura y el aprendizaje, no tenía incentivos en la escuela y poco a poco fue perdiendo la motivación para vislumbrar un futuro diferente. Nos cuenta “Entré a la universidad y me siento orgullosa de mí misma por llegar a este pequeño punto que quería para mi vida y que ya es una victoria”, resalta María Cristiane. “Sólo tengo que agradecer a SOMAR por la increíble experiencia y por alentar a todos los estudiantes, incluyéndome a mí, a alcanzar sus metas»

Eric Marques

Eric Marques se incorporó a SOMAR a la edad de 9 años y hoy, además de haber ingresado a la universidad, fue contratado por una de las empresas colaboradoras de SOMAR, Adega Alentejana. Eric está escribiendo un nuevo futuro no solo para él, sino también para su familia, ya que está construyendo un nuevo ciclo de vida.