Días de encuentro y reflexión para nuestros hermanos en formación

Hermanos en formación durante los ejercicios.

Como parte de su programa formativo, nuestros hermanos en formación participaron de Ejercicios Espirituales durante los días del 11 al 19 de julio en Quito, Ecuador dirigidos por el P. Marcelo Gidi, Sacerdote Jesuita y profesor de la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

De estos días de retiro participaron los nueve hermanos en formación de la comunidad en Guayaquil y estuvieron acompañados por nuestro hermano formador, el P. Christian Vinces.

Cada año los sodálites tenemos una semana de Ejercicios Espirituales, que es un retiro en silencio con una duración de 5 a 8 días, donde tenemos la oportunidad de dejarse renovar por la acción del Espíritu Santo en sus vidas.

Durante una de las pláticas del retiro.

Durante el periodo de formación, los Ejercicios Espirituales tienen el objetivo de ayudar a los hermanos a cultivar las disposiciones interiores necesarias para responder con libertad y generosidad al llamado del Dios Amor. Durante este tiempo de silencio y oración realizan algunas meditaciones propias de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola.

Nuestros hermanos concluyeron estos Ejercicios Espirituales visitando el Santuario de Nuestra Señora del Quinche (principal devoción mariana de la sierra norte del Ecuador) donde rezaron juntos la oración de las Laudes y ofrecieron las gracias recibidas frente a la imagen de Nuestra Señora en el oratorio privado del Santuario. 

Para Giancarlo Núñez, hermano en formación, de nacionalidad peruana, estos días de retiro “fueron una bendición del Padre. Ha sido un regalo poder escuchar a Jesús que me habla sobre qué significa para mí hoy ser, en Él, un hijo y apóstol del Padre”. Asimismo, Giancarlo añade que los Ejercicios Espirituales son “una oportunidad para descubrir aquello que el Padre me invita a acoger, por un lado, y, por otro, soltar para unirme más a su Hijo”.

“Estos ejercicios han sido para mí una muestra del amor que Dios me tiene”, nos cuenta Félix Uriburu, hermano en formación, natural de Argentina, quien además destaca que “en estos días pude descubrir que el Señor me ha invitado a que le ofrezca mi corazón, tal como este se encuentre, y que confíe en Él, sabiendo que Él confía en mí. Quiero entregarle mi corazón con confianza, y sin ambigüedades.”

Visitando el Santuario de Nuestra Señora del Quinche