Días de silencio y contemplación para nuestros hermanos en formación

Durante los días del 19 al 25 de octubre nuestros hermanos del segundo año de formación, junto a su formador Francisco Anitat, participaron de los Ejercicios Espirituales anuales que tuvieron lugar en el Monasterio benedictino de la Santísima Trinidad, en Santiago de Chile.

Foto de confraternidad después del retiro.

Estos ejercicios, inspirados en la primera semana de los ejercicios ignacianos, tuvieron como título ‘Profundizando en el misterio del ser hijos en compañía del Evangelio de San Juan’ y fueron dirigidos por Juan Carlos Tuppia, Superior del Centro de Formación y Asistente General de Instrucción del Sodalicio de Vida Cristiana.

La dinámica de estos días de retiro contó con la exposición de unos puntos para la oración, momentos de oración personal, coloquios diarios con el director de los ejercicios; todo esto acompañado de la celebración de la Eucaristía y el rezo de algunas horas junto con los monjes benedictinos.

Momento de meditación.

Fueron días de muchas bendiciones espirituales para los participantes, quienes pudieron renovar el gusto interior de la experiencia de ser hijos perdonados del Padre eterno y así seguir educando en el arte del discernimiento de los espíritus.

Estos ejercicios espirituales representaron para Giancarlo Nuñez, peruano en formación, “una oportunidad para pedir y reconocer, en el silencio del corazón, la presencia del Espíritu y una ocasión propicia para agradecer la obra de este Espíritu en mi interior: la luz mediante el perdón del Padre, que me invita a la libertad de un hijo que se sabe amado en Cristo”.

Asimismo, Juan Daniel Muñoz, colombiano también en formación, nos cuenta que este retiro “fue un espacio para profundizar y contemplar la gracia de ser hijos a la luz del Evangelio de San Juan, que me permitió renovar el deseo de acoger el amor y la libertad que el Padre nos da. También pude sentir la tierna presencia de nuestra Madre que ilumina mi vida y vocación con el fuego de su corazón”.

Participando de la Santa Misa.