«Dios me pidió ser sacerdote en el Sodalitium, compartiendo su misión apostólica»

El pasado 25 de enero celebramos el vigésimo quinto aniversario de la ordenación sacerdotal de nuestro hermano sodálite Juan Pablo Rosado. Compartimos una pequeña entrevista en la que nos comparte su experiencia al cumplir estas bodas de plata sacerdotales.

Banner - 25 aniversario de ordenación sacerdotal del P Juan Pablo Rosado en el Sodalitium

Al cumplir 25 años de tu ordenación sacerdotal, ¿qué significa ser sacerdote para ti?

Ser sacerdote es mi vida. El hecho de haber sido llamado por Dios para entregarle mi vida en el servicio a los demás es algo que me sobrecoge siempre que lo pienso. Es el mismo llamado de los primeros apóstoles “vengan conmigo”. Es irse con Jesús, seguirlos a él, estar con él.

Ordenación sacerdotal del P. Juan Pablo Rosado en el Sodalitium

Ordenación sacerdotal del P. Juan Pablo Rosado

¿Qué significa para ti ser sodálite?

El Sodalitium es el lugar donde Dios me llamó. Dios no llama genéricamente sino que llama para algo en concreto y a mí me pidió ser sacerdote en el Sodalitium, compartiendo su misión apostólica. El Sodalitium es mi familia, mi casa, donde viven mis hermanos, donde Dios me pide hacerme santo.

¿Qué papel ha tenido la Virgen María en tu vida sacerdotal?

Siendo yo un hijo muy malagradecido con ella sin embargo ella nunca se ha alejado de mi. Nuestra Santísima Madre es precisamente eso, una Madre que nunca descuida a sus hijos y está siempre cerca para interceder por ellos.

¿Qué expectativas tienes de tu vida en comunidad de ahora en adelante?

El Sodalicio ha pasado por un tiempo de prueba durísimo y purificador. Confío en que Dios lo hará florecer otra vez y tengo la expectativa de poder verlo y ser parte de eso. Que podamos entregarle al mundo y a la Iglesia lo que él mismo nos ha dado como estilo y espiritualidad.

El P. Juan Pablo Rosado es peruano de nacimiento, emitió sus compromisos de Plena Disponibilidad Apostólica en el Sodalicio el 7 de septiembre de 1993. Ha servido apostólicamente en diversas ciudades de Perú y Colombia. Actualmente es vicario parroquial de la Parroquia Nuestra Señora de la Reconciliación en Lima, Perú junto al P. Juan Carlos Rivva.