El arte de sanar

Cali, 28/02/20 (Noticias Sodálites — Colombia). Nuestro hermano Álvaro Díaz realiza una muestra de sus obras artísticas en el café ‘El rincón del cielo’ titulada ‘Rostros de santidad’. Compartimos con ustedes la nota preparada por la revista Gente sobre la muestra de Álvaro, su profesión como médico internista y su vocación a la vida religiosa.

Álvaro Díaz junto algunas de sus obras artísticas (Foto: Revista Gente)

Conozca al médico internista Álvaro Díaz, quien a través de sus obras promueve la fe y la espiritualidad, ‘Rostros de santidad’, en el café ‘El rincón del cielo’.

Por: Johana Fiallo

Su vocación va más allá de la capacidad terapéutica de sanar a los enfermos, incluso mucho más allá de la paliación del dolor físico, es quizá para él un regalo divino, un sentimiento que hace desde lo más profundo de su interior y en el que se concentra su ejercicio profesional, en el arte de ser médico para el alma y el cuerpo.

Él es Álvaro Díaz, el médico internista, especializado en cuidados paliativos que a través de la pintura y el dibujo encontró un medio para promover experiencias personales, reflexiones de la fe y la espiritualidad en el camino a la santidad.

Una inclinación artística, que comenzó como un pasatiempo desde muy temprana edad, cuando sus trazos aún no sospechaban el camino que después tomaría, pero que hoy dan testimonio de su estilo de vida, de su amor por el servicio y de su religiosidad.

Con la técnica del carboncillo y el acrílico sobre lienzo Álvaro presentó una secuencia de obras titulada ‘Rostros de santidad’, que aún se encuentra expuesta en los muros del café ‘El rincón del cielo’, ubicado en el tradicional barrio Granada.

Un compendio de imágenes que en total suman cincuenta obras, de las que se encuentran expuestas veintitrés, —dieciséis en carboncillo y siete en acrílico— las demás han sido obsequiadas a algunos de sus pacientes y amigos como una manera de servir a otros, buscando que para la persona a quien las entregue represente algo más que una imagen, una inspiración o un consuelo para la desazón del alma.

“Comencé a canalizar muchas experiencias a través del dibujo, particularmente en el aspecto religioso. Lo que más me llamaba la atención era la vida de los santos, así que empecé de una manera muy informal a intentar representar los que me llamaban la atención, que por su vida para mí son un ejemplo, un testimonio de santidad y de servicio”, comenta el especialista quien es laico consagrado de la comunidad Sodalicio de Vida Cristiana desde el año 2009, una sociedad de vida apostólica de la iglesia católica, que traslada la misión de la Iglesia a la evangelización en diferentes ámbitos de servicio a la comunidad.

Su talento para el arte es innato, pero su vocación de servicio, sin duda le fue heredada. Nació en el seno de una familia antioqueña, el menor de tres hermanos, y creció con el deseo de ayudar a otros, un amor infundado por su madre, una enfermera profesional, que aunque, no volvió a ejercer su profesión por dedicarse al abnegado ejercicio de la maternidad, hoy continúa labores como voluntaria de un hospital en Medellín.

Sus pasos lo siguieron su hermano, quien es médico pediatra, y él, un médico Internista egresado de la Universidad CES de Medellín, que llegó a Cali en el año 2012, para desde entonces quedarse. Aquí pasa los días ayudando y alentando a sus pacientes de cuidados paliativos del Centro Médico Imbanaco a quienes no solo les da alivio y consuelo en la etapa terminal de una enfermedad, sino que los ayuda a prepararse física, emocional y espiritualmente.

“A pesar de estar en contacto con la muerte de varios pacientes, no deja de ser un evento que asombra, que sorprende y que trae diversas experiencias en mí. Espero que nunca caiga en la rutina, ni me deje de sorprender por lo significativo de esta etapa de la vida de cada persona que puede cuidar y acompañar. Es la ocasión que Dios me regala para ser testigo de su amor y de su misericordia. La ocasión para darles esperanza, cuando parece que ya no tienen nada por lo cual esperar”, concluye.

Puede ver la nota original AQUÍ.