Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Noticias

Sodalicio de Vida Cristiana / Noticias  / Miembros de nuestra familia espiritual participan en el III Congreso sobre “vulnerabilidad y abuso”

Miembros de nuestra familia espiritual participan en el III Congreso sobre “vulnerabilidad y abuso”

Del 12 al 14 de marzo en Panamá se llevó a cabo la tercera edición del Congreso “Vulnerabilidad y abuso: hacia una mirada más amplia de la prevención” organizado por el Centro de Protección de Menores (Ceprome) que contó con la participación de nueve miembros de nuestra familia espiritual de Ecuador, Brasil, Colombia y Perú. Cuatro de ellos nos cuentan su experiencia al participar en este evento.

Miembros de nuestra familia espiritual participan en el III Congreso sobre “vulnerabilidad y abuso”

Miembros de la familia espiritual con Mons. Pascual Benjamín Rivera Montoya, TOR. Obispo Prelado de Huamachuco (Perú).

Reflexiones sobre la vulnerabilidad, la confianza y la construcción de entornos seguros

Nuestro hermano Jorge Luna, superior regional del Sodalicio en el Perú, destacó que este evento ha sido una buena instancia de reflexión acerca de la vulnerabilidad. “Me ayudó a ser consciente que todos somos vulnerables y que por lo tanto tenemos que crear espacios seguros para que no se abuse de esa vulnerabilidad. Por otro lado fue muy enriquecedor participar del congreso junto con varios miembros de la familia espiritual, y constatar que vamos avanzando en varios lugares en esta preocupación por el cuidado de todos”.

“Otro punto que me parece importante es avanzar en la comprensión e integración en nuestra historia de los eventos dolorosos por los que hemos vivido”, agregó Jorge.

Por otro lado, Ronny Macías, psicólogo ecuatoriano y miembro del equipo de ambientes seguros del Movimiento de Vida Cristiana, compartió: “Ha sido una experiencia muy bonita para entender desde una nueva óptica mi relación con Dios y obviamente también entenderme a mí mismo desde ese marco de apertura, en el cual, de una u otra forma al interactuar con otros, estoy expuesto pero no es una experiencia que genere temor o no es una experiencia que genera inseguridad, sino que es la experiencia de construir un marco de confianza en torno a una relación que esté iluminada desde el mismo trato que Dios me daría a mí y obviamente esperaría que yo le dé a la otra persona”.

“Pienso que una manera de consolidar lo que Dios quiere de nosotros respecto a este tema es contribuir a la formación de nuestros hermanos, y que ésta se proyecte a la generación de verdaderos entornos sanos en cada una de nuestras actividades y obras apostólicas”, compartió Malena Loayza, quien también es psicóloga y forma parte del equipo de ambientes seguros del MVC.

Otra de las participantes fue Rosario Pantoja, psicóloga clínica y especialista en prevención de abusos y ambientes seguros, quien comparte: “Ver el fenómeno de abusos desde diferentes ángulos; por ejemplo mirando a la vulnerabilidad como un factor de riesgo; analizando el área afectiva; nos lleva a meditar sobre qué hace que el otro no sea capaz de relacionarse de manera adecuada. Trabajar en la prevención es esperanzador, con una mirada dirigida a humanizar las relaciones interpersonales, las relaciones afectivas de manera sana; Dios nos puso en este mundo para cuidarnos con ojos de amor”.

El mensaje del Papa Francisco

En su mensaje dirigido a los participantes del III Congreso Latinoamericano en Panamá, el Santo Padre Francisco enfatizó la urgencia de erradicar los abusos en todas las esferas de la sociedad. Destacó la importancia de ver en cada víctima “el rostro de Jesús sufriente”, al tiempo que instó a reconocer “el sufrimiento que hemos recibido y causado”.

Por otro lado, invitó a adoptar una perspectiva divina en el abordaje de la vulnerabilidad, subrayando la necesidad de privilegiar relaciones basadas en “la humildad” y “el servicio”. Asimismo, enfatizó la importancia de formar personas maduras y coherentes, capaces de enfrentar el mal y testimoniar la verdad. Reconociendo “la debilidad humana”, el Papa Francisco exhortó a confiar en “la fuerza que proviene de Dios” y a ser testigos de su gracia en el mundo.

“Nosotros confiamos nuestra debilidad en la fuerza que el Señor nos da. Y reconocemos que «llevamos ese tesoro en recipientes de barro, para que se vea bien que este poder extraordinario no procede de nosotros, sino de Dios» (2 Co 4,7)”, ha dicho el Papa.

Sobre el evento

El Congreso, que reunió a cerca de 400 participantes de 21 países de América, el Caribe y Europa, se enfocó en un examen de conciencia institucional, buscando ampliar la perspectiva sobre las causas y consecuencias del abuso, tanto sexual como de poder y de conciencia. Se reconoció que estas dinámicas de poder han permanecido en la sombra durante mucho tiempo, causando un daño profundo a las personas afectadas y a la credibilidad de la Iglesia.

El evento contó con la participación de destacados expertos, como el Card. Seán P. O’Malley, presidente de la Pontificia Comisión para la Protección de Menores (PCPM); el P. Daniel Portillo, exdirector de Ceprome; los doctores Amedeo Cencini y Jordi Pujol, reconocidos profesores universitarios; las doctoras Patricia Espinosa y Carolina Montero; y María Inés Franck, directora de Ceprome Latinoamérica; y Mons. Jordi Bertomeu, del Dicasterio para la Doctrina de la Fe.