Guiados por la Iglesia en nuestra profundización sobre la formación en el Sodalicio

El P. Don Massimo Serretti con nuestros hermanos del equipo de Formación

Para reflexionar y profundizar sobre la formación en el Sodalicio, nuestros hermanos Juan Carlos Tuppia, Asistente General de Instrucción, Mijailo Bokan, Martín Ugarteche, Kenneth Pierce y los sacerdotes el P. Héctor Velarde, el P. Christian Vinces y el P. Santiago Posada participaron de una Jornada Presencial de Formadores durante los días del 4 al 9 de mayo en nuestra comunidad en Nemi, Italia.

Estos días de encuentro contaron con la participación de expositores, entre los que destacan el P. Peter Dufka, S.J., el P. Don Massimo Serretti, el P. Amaury Begasse, S.J., el P. Gianfranco Ghirlanda, S.J., Delegado Pontificio para la formación en el Sodalicio, y Mons. José Rodríguez Carballo O.F.M., Secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, quien acompañó a los formadores toda una tarde compartiendo su apoyo y la cercanía fraternal de nuestras autoridades pontificias.

Momento de diálogo y reflexión con el P. Peter Dufka

Todos los temas de esta jornada fueron reflexionados por nuestros hermanos en un ambiente de intensa comunión, oración y amistad. Asimismo, participaron de una peregrinación al Santuario de la Santa Casa de Loreto, donde le encomendaron las labores de estos días a la Virgen María.

Mons. Rodríguez Carballo destacó que está “al tanto de lo que vienen haciendo en la formación. Sigan adelante. Continúen educando en el sentido eclesial, en la libertad y en la responsabilidad”.

Mons. Rodríguez Carballo bendiciendo a nuestros hermanos y los frutos de la jornada

Mijailo Bokan, miembro del equipo de Formación que participó de este encuentro, nos cuenta que “después de la última Asamblea General se nos encomendó a trabajar en la formación de la comunidad sodálite. Por la pandemia fue muy difícil tener espacios presenciales pero gracias a Dios pudimos organizarnos y mantener reuniones de formación y trabajo online. Sin embargo, poder encontrarnos presencialmente, compartir, dialogar y rezar juntos ha sido realmente una bendición”.

“Esta semana de encuentro ha sido para mi una ocasión muy bendecida para experimentar la fraternidad sodálite y para renovar mis deseos de seguir sirviendo a mis hermanos desde el servicio que se me ha confiado”, resalta Juan Carlos Tuppia, Asistente General de Instrucción, quien añade que “la bendecida experiencia de Iglesia que hemos vivido, fruto del estar en contacto con tantos hermanos de otras comunidades y con nuestras autoridades de la Santa Sede nos indica el camino a seguir: Seguir creciendo en el sentido eclesial para, desde la comunión del Cuerpo de Cristo, comprender el lugar de nuestra carisma al servicio de la Iglesia”.

Celebración de la Eucaristía durante la Jornada

El proceso de formación sodálite lo entendemos como una colaboración humilde, activa y responsable con Dios y la acción formadora de la gracia con la cual cada uno de nosotros debe colaborar. La formación sodálite es respetuosa de la dignidad y la conciencia de cada persona, y busca promover el ejercicio maduro y responsable de la libertad en un espíritu de discernimiento espiritual.

Con esta jornada y demás trabajos similares buscamos renovar nuestro itinerario pedagógico continuo y progresivo como un único camino de seguimiento de Cristo con el objetivo principal de la conformación al Señor Jesús por la piedad filial mariana.