José de Egipto y San José nos enseñan a vivir la Pascua

Nuestro hermano el P. Andrés Echavarría compartió una plática espiritual a través del Facebook del MVC Brasil. El sacerdote ofreció algunas luces para entender mejor el misterio y dinamismo de la Pascua y vivirla plenamente profundizando en el paralelo histórico entre José, príncipe de Egipto y San José, padre adoptivo de Jesús. El video estará subtitulado al español en nuestro Facebook.

Captura de charla sobre San José y la Pascua

Antiguo y Nuevo Testamento

A lo largo de la historia de la Iglesia, Papas, teólogos y Padres de la Iglesia nos hablan sobre cómo algunos personajes del Antiguo Testamento prefiguran (fueron figura) de otras realidades y personajes del Nuevo Testamento. El propio José de Egipto es figura también del propio Jesús. Especialmente por el sufrimiento que experimentó, la traición y rechazo de sus hermanos quienes querían matarlo antes de venderlo como esclavo. Sin embargo la mayor comparación que se hace es entre José de Egipto y San José, padre adoptivo de Jesús.

Escucha obediente a la voluntad de Dios

Ambos personajes bíblicos tuvieron la capacidad de interpretar sueños y a través de ellos recibieron una misión inesperada a la que respondieron con gran generosidad. En el caso de José de Egipto, es a través de interpretar sueños que gana la estima del Faraón y recibe la misión de alimentar y proteger al pueblo de Israel, el pueblo de la gran promesa. De una manera similar, a través de sueños San José recibe la misión de custodiar a la Inmaculada Virgen María y cuidar del Mesías.

Vivencia de la virtud

Además de asumir misiones inesperadas ambos personajes vivieron la virtud. Particularmente la virtud de la castidad. En el caso de José de Egipto fue hecho prisionero por resistirse a la seducción de una mujer casada. Mientras que San José aceptó la misión de vivir plenamente su sexualidad según el Plan de Dios que lo llamaba a cuidar de la virginidad de Santa María. También existen paralelos en cuanto a la humildad. Ambos vivieron esta virtud de un servicio ‘silencioso’.

El misterio y dinamismo pascual

Tras trazar los paralelos el P. Andrés pasó a describir cómo ambos personajes bíblicos nos ayudan a poder entender un poco más el misterio y dinamismo pascual. Para ello además citó el testimonio de Etty Hillesum, una judía conversa del ateísmo al catolicismo. Está registrado en el último capítulo del libro «Si conocieras el don de de Dios: Aprender a recibir» que le fue recomendado tras una ponencia.

Su historia nos ayuda como la de José de Egipto y San José a entender que Dios puede transformar el mal que experimentamos en bien. Y la mayor muestra de esto es que Jesús ha vencido al pecado y la muerte, no existe situación negativa lo suficientemente fuerte para quitarnos la alegría del triunfo de Cristo.

Finalmente el P. Andrés tuvo algunos minutos en los que pudo compartir e intercambiar ideas y comentarios con los participantes de la plática online. Concluyó con una oración para que podamos entender mejor el dinamismo pascual, para que San José interceda por cada uno de los participantes y por las intenciones del Movimiento de Vida Cristiana y la Familia Sodálite.