“La humildad es una virtud que debemos vivir de manera especial”

Lima, 28/10/13 (Noticias sodálites – Perú).  Líderes del Movimiento de Vida Cristiana en Lima se reunieron el pasado 25 de octubre con el Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana, Alessandro Moroni Llabres, con quien sostuvieron un conversatorio previo a la Reunión de Coordinación 2013. El conversatorio tuvo lugar en el Centro Pastoral Nuestra Señora de la Evangelización.

Sandro con MVCLima

Como antesala a la Reunión de Coordinación organizada por el Movimiento de Vida Cristiana de Lima, el Superior General del Sodalicio de Vida Cristiana se reunió con líderes de las distintas asociaciones que conforman al MVC para compartirles algunas reflexiones a la luz del viaje apostólico que está actualmente realizando. Además de las reflexiones apostólicas también aprovechó la ocasión para adelantar algunos cambios y propuestas para la próxima Asamblea Plenaria del Movimiento de Vida Cristiana, programada para el 2014.

Moroni inició sus palabras resaltando la importancia que el Concilio Vaticano II ha tenido en la espiritualidad sodálite —en su génesis y desarrollo— y que parte de este mensaje es que “debemos ir a lo esencial y las cosas sustanciales, lo fundamental, tiene que estar con una claridad muy nítida en nuestra mente y nuestro corazón”. Además recordó que junto al Magisterio, los pastores también han sido una parte importante del madurar de la espiritualidad. Señaló al respecto que en diálogo con los obispos cercanos a la espiritualidad sodálite, ha escuchado más de una vez la certeza de que nuestra espiritualidad, don recibido del Espíritu Santo, es un camino de santidad querido por Dios para contribuir a la Iglesia universal.

Luego Alessandro Moroni mencionó la renuncia de Benedicto XVI como acontecimiento eclesial importante para la Familia Sodálite con el cual reflexionó en que “ese acto de humildad, de sencillez, de reconocimiento de su situación personal y de pensar en el bien de la Iglesia creo que a nosotros, como católicos e hijos de esta familia espiritual, nos debe conmover y hacerse un camino espiritual que nos deba marcar nuestro itinerario hacia el futuro. Por eso me atrevo a pedirles que la humildad sea una virtud que vivamos  de manera especial”. Señaló además cómo la humildad es una virtud que nos permite estar más preparados y predispuestos a crecer y cultivar otras virtudes.

Junto a la Fe, Moroni destacó la importancia de tener confianza en Dios para la Familia Sodálite pues ésta “tiene que ser una virtud clave, y la confianza en Dios solo se prueba y se acrisola en los momentos de dificultad. Para el servicio y testimonio que tenemos que dar a la Iglesia esa confianza en Dios tiene que ser sustancial en nuestro servicio. En este sentido la Humildad, Fe y Confianza en Dios creo que van a ser tres virtudes a vivir, interiorizar para poder lanzarnos a la misión apostólica”.

A la luz de las palabras del Papa Francisco, Moroni subrayó que “debemos salir en búsqueda de esos hermanos nuestro que están frágiles, perdidos o que no conocen a Jesús. Este salir a las periferias o salir de nosotros mismos el Papa lo menciona como un antídoto necesario contra el peligro de la autorreferencialidad”. De esta manera invitó a que los centros pastorales sean “centros y espacios donde se celebra la fe, donde nos encontramos, donde nos formamos, deben ser espacios de comunión, deben ser un signo en el mundo del amor que se hace concreto en nuestra propia vida y comunidad”. Sin embargo advirtió que éstos “no pueden ser el ‘filtro’ por donde pase todo el apostolado” e invitó a “ir donde están las personas y salir a su encuentro”, desde centros de estudios, lugares de trabajo y todo espacio donde nos desarrollamos y encontramos con los demás.

Luego de las palabras de Alessandro Moroni el conversatorio concluyó con una ronda de preguntas en donde algunos de los asistentes pudieron presentar dudas y reflexiones sobre el apostolado que el Movimiento de Vida Cristiana realiza en sus diferentes localidades y realidades. Moroni ofreció también un recuento de experiencias muy positivas y de “calidad de exportación” de los diversos lugares que ha visitado, fruto del ardor y creatividad con la que los miembros de la familia espiritual han respondido a realidades concretas.

El Movimiento de Vida Cristiana (MVC) es un movimiento eclesial con una espiritualidad y un estilo propios dentro de la comunión de la Iglesia. Es una Asociación Internacional de Fieles de Derecho Pontificio que constituye un espacio comunitario de encuentro con el Señor Jesús, en el que se busca experimentar una auténtica y comprometida vida cristiana. Sus acentos apostólicos son: la evangelización a las familias, el servicio evangelizador a los jóvenes, el compromiso solidario con los pobres, la evangelización de la cultura y la promoción de la vida, dignidad y derechos de la persona humana.