Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Noticias

Sodalicio de Vida Cristiana / Noticias  / Escucha y solidaridad: La esencia de ‘Noche de Caridad’ en Argentina

Escucha y solidaridad: La esencia de ‘Noche de Caridad’ en Argentina

“Gonzalo es un apasionado lector de novelas policiales, es por eso que en cada encuentro que tenemos nos cuenta distintas historias y cuentos de Sherlock Holmes. Lo que para nosotros es un simple momento de escucha, para él es el mejor momento de la semana” relata Bautista Martino, encargado de “Noche de Caridad”, proyecto que conocerás en esta nota.

Jóvenes del proyecto "Noche de Caridad" del MVC Argentina.

A principios del 2023, Bautista conoció a Gonzalo (28) una persona en situación de calle en Buenos Aires y hace artesanías con materiales que encuentra en la basura. “Siempre se encontraba en el mismo lugar donde acostumbraba tener sus pertenencias y un libro en su mano”.

“Al principio era un hombre muy tímido, así que no hablaba y nos aceptaba la comida con timidez. A medida que fueron pasando las semanas, Gonzalo se animaba cada vez un poco más a charlar”.

“Hoy, cada vez que lo vemos hablamos casi una hora entera de cómo fue su semana y de qué trata el nuevo libro que está leyendo”.

Con esta experiencia, Bautista reflexiona que varias de las personas que viven en una situación como Gonzalo sufren mucho por ser ignoradas.

Noche de Caridad: Escuchar y conversar con quienes lo necesitan

“Noche de Caridad” es un servicio del Movimiento de Vida Cristiana (MVC) en Argentina que se realiza en el centro de la ciudad de Buenos Aires y consiste en llevar alimento y bebida a aquellas personas que más lo necesitan, escucharlos, conversar y pasar tiempo con ellos.

Para iniciar esta labor los voluntarios reconocen que necesitan primero escuchar y ser escuchados por Dios, por ello, participan de la Santa Misa en la Basílica del Santísimo Sacramento, donde luego de haber recibido a Cristo en la Eucaristía, rezan por el trabajo que van a realizar en esa noche.

Voluntarios de "Noche de Caridad" Argentina, conversando con una beneficiaria.

Después de la Misa, los voluntarios preparan la comida que compartirán, y se ajusta el acompañante según las condiciones climáticas: sopas reconfortantes en invierno y jugos refrescantes en verano.

Una vez listos los alimentos, se dividen en grupos según la cantidad de participantes y se les asigna una calle para brindar asistencia a quienes encuentren en su trayecto. Cada jornada, por lo general, tiene una duración de dos horas. Tras agotar la comida para distribuir, regresan a la basílica para compartir sus experiencias y ofrecer oraciones por aquellos a quienes conocieron, escucharon y ayudaron.

Noches que cambian vidas

Osvaldo Asmada, otro de los beneficiarios de este proyecto, comparte que le gusta recibir esta “visita” de los voluntarios porque conversar con ellos le “cambia lo que vive en la calle, cambia el sufrimiento, nos reímos, charlamos”.

Una voluntaria de "Noche de Caridad" ofrece alimento a un beneficiario en la calle. (Buenos Aires, Argentina)

Para los voluntarios sucede lo mismo, así nos lo cuenta Bautista: “Ser parte de este servicio me cambió la vida, comencé hace ya muchos años a participar de este apostolado y puedo notar un gran cambio desde aquel día hasta ahora. Noche de caridad me abrió los ojos a una realidad que venía ignorando toda mi vida, me ayudó a darme cuenta que mi vida no gira en torno solo a mi familia y amigos, sino que se trata de amar al prójimo sin importar quien sea”.

“A día de hoy, incluso en otros días de la semana, me tomo el tiempo para acercarme a las personas sin hogar, ofreciendo ayuda y un poco de compañía. Este cambio no es solo personal, sino que se refleja en todos los participantes del servicio”.

“Hay mayor alegría en dar que en recibir” (Hech. 20. 35)

Conociendo esta experiencia que viven los voluntarios que ayudan a las personas de calle en Buenos Aires, el Papa Francisco escribe en el No. 171 de la Exhortación Apostólica Christus Vivit: “Hoy, gracias a Dios, los grupos de jóvenes en parroquias, colegios, movimientos o grupos universitarios suelen salir a acompañar ancianos y enfermos, o visitan barrios pobres, o salen juntos a auxiliar a los indigentes en las llamadas noches de la caridad”.

Dos voluntarios de "Noche de Caridad" conversando con un beneficiario en una calle de Buenos Aires, Argentina.

“Con frecuencia ellos reconocen que en estas tareas es más lo que reciben que lo que dan, porque se aprende y se madura mucho cuando uno se atreve a tomar contacto con el sufrimiento de los otros. Además, en los pobres hay una sabiduría oculta, y ellos, con palabras simples, pueden ayudarnos a descubrir valores que no vemos”, expresa el Papa.

¿Cómo colaborar o participar?

“Hoy en día el mayor desafío es la situación social y económica que está sufriendo Argentina. Este apostolado se realiza gracias a contribuciones de los voluntarios. El aumento en el precio de los insumos para preparar la comida escala de forma muy rápida, de tal forma que el costo se eleva semana a semana”, cuenta Bautista.

En este sentido, cualquier aporte a la misión de “Noche de Caridad” será bienvenido.

Para participar o apoyar este proyecto, Bautista sugiere enviar un mensaje a través de la página de Instagram del MVC Argentina (@mvcarg). Allí, la comunidad de “Noche de Caridad” responderá preguntas y estará atenta a recibir el respaldo necesario para continuar su labor.