Nueva infraestructura para colegio solidario en Arequipa

Con el fin de brindar espacios dignos para la formación de los niños y jóvenes, el colegio San Juan Apóstol ha finalizado la construcción de un nuevo patio de juegos gracias a diferentes donaciones entregadas a la asociación Solidaridad en Marcha en Arequipa, Perú.

Colegio solidario en Arequipa cuenta con nueva infraestructura - Colegio San Juan Apóstol

Esta nueva obra, que beneficiará a alumnos de nivel inicial y primario, implicó la movilización y nivelación del terreno; la construcción de veredas, rampas, gradas y el sembrado de nuevo césped.

Asimismo, se ha construido un espacio sensomotor con el apoyo de voluntarios de FOCUS, proyecto universitario solidario estadounidense que en el mes de marzo del 2020 visitaron el colegio y ayudaron en la construcción.

Cabe destacar que son aproximadamente 600 alumnos (junto con sus familias) los principales beneficiarios de esta importante obra en el colegio.

Para nuestro hermano Víctor Ramos, promotor del colegio San Juan Apóstol, “es un don de Dios brindar áreas verdes a nuestro alumnos; esto les permitirá tener un contacto con la naturaleza”. Con ello, Víctor añade que “el siguiente paso es la construcción del ingreso para los alumnos del nivel inicial y primario. Esto, si Dios quiere, lo construiremos en los meses de noviembre y diciembre del presente año”.

Es importante mencionar que toda la construcción es fruto de distintas donaciones entregadas a Solidaridad en Marcha. A pesar de la crisis y restricciones de la pandemia del COVID-19 la generosidad de las personas y empresas continúan viviendo la caridad y apostando por la educación como mejor medio para el desarrollo de las personas y comunidades. Si desea realizar alguna donación lo puede hacer en el siguiente enlace.

El Colegio San Juan Apóstol es parte de las diversas obras que Solidaridad en Marcha realiza en la ciudad de Arequipa. El colegio pertenece a la propuesta educativa sodálite y tiene como finalidad proporcionar una formación integral de calidad, brindando una educación digna que les permita desplegar sus aptitudes para ser agentes de cambio en la sociedad, a pesar de las condiciones adversas en las que viven.