Nuevo Profeso Perpetuo en el Sodalicio de Vida Cristiana

Medellín, 01/02/12, (Noticias del Sodalicio – Perú). En la Fiesta de la Conversión del Apóstol San Pablo, el pasado 25 de enero, el sodálite Renzo Pava Jeanneau, de nacionalidad peruana, realizó sus compromisos de Plena Disponibilidad Apostólica a Perpetuidad en el Sodalicio de Vida Cristiana.

La Eucaristía en la que Renzo dio su sí definitivo al servicio del anuncio del Evangelio se realizó en la capilla del colegio Bethlemitas y estuvo presidida por Mons. Hugo Torres, Obispo Auxiliar de Medellín, y fue concelebrada por sacerdotes sodálites y sacerdotes amigos de la comunidad.

Acompañaron a Renzo sus familiares, los miembros de la comunidad sodálite en Colombia, así como numeroso integrantes de la Familia Sodálite.

Durante la homilía Mons. Torres destacó la riqueza de la fiesta de la conversión de San Pablo como el marco espiritual para la realización de los compromisos, proponiéndolo como «Modelo de lo que debe ser un evangelizador».

En un primer momento se refirió a la vocación de Pablo, surgida del encuentro con Cristo: «Cuando uno tiene una experiencia personal e intima de encuentro con Jesús, éste lo cautiva para seguirle. Se va uno descubriendo amado por Jesús desde siempre, y descubre que el compromiso que se adquiere de evangelización ha estado siempre en el interior».

Tomando como referencia la conversión de San Pablo destacó el seguimiento de Cristo como un proceso de maduración: «Seguramente Renzo ha tenido que zafarse de muchas ataduras, de muchos intereses, de muchos proyectos personales que seguramente se le ofrecieron a lo largo de su vida, y después de 10 años, 11, que asumió un compromiso de espiritualidad, hoy se siente maduro para dar el paso de definitivo de una consagración a perpetuidad a la causa de Jesucristo y de su Evangelio, en un lugar especial de espiritualidad como es el Sodalicio de Vida Cristiana».

También habló sobre la dimensión de cruz que vivió San Pablo y que acompaña la vida de todo evangelizador: «Fue capaz de seguir la propuesta de Jesús hasta pasar por la persecución, por la cruz, por el Martirio, y en Pablo se dan los mismos elementos de la vida de Jesús, como en Esteban, como en Pedro, como en los doce. Este compromiso a perpetuidad de la mente y la voluntad entregadas a una causa y en un lugar especifico de espiritualidad y de servicio a la Iglesia, sí que exige mucha cruz, sí que exige una negación continua de nuestros intereses puramente individuales, de nuestra corporeidad, de nuestra pura voluntad, esa cruz hay que irla asumiendo poco a poco, y a cada uno se le va ofreciendo de un modo distinto, pero tienen el mismo peso, un peso que nos hace redimirnos y santificarnos en el seguimiento del Maestro».

Refiriéndose a la dimensión eclesial de los compromisos señaló: «Todo el proceso de preparación para la evangelización Pablo lo realizó en medio de una comunidad, en medio de la comunidad de los creyentes, y de la mano de Ananías, de Bernabé, y de los doce fue descubriendo su tarea y su misión y su lugar en la Iglesia. Confrontó sus pensamientos con los maestros de la doctrina, se puso de acuerdo y siguió su camino. Todo con la Iglesia, nada sin ella. Nosotros también como Pablo estamos llamados a construir la unidad de la Iglesia en la diversidad de nuestros carismas y en la diversidad de las culturas y de los pueblos».

Finalmente encomendó al neo profeso: «A la protección de María Santísima y de San Pablo colocamos a Renzo, y su compromiso misionero. Que de la mano de estos dos modelos de seguimiento y discipulado de Jesús, él pueda también lograr lo propio de María y Pablo: la santidad. Y pueda también escuchar de Jesús esas palabras elogiosas: “mi hermano, mi madre, son aquellos que van cumpliendo en el mundo mi voluntad y van trabajando con fidelidad por la extensión del reino”, y los frutos vendrán a manos llenas para la santificación del pueblo de Dios»

Al finalizar la celebración Renzo recibió los saludos y felicitaciones de los presentes.

El Sodalitium Christianae Vitae, Sodalicio de Vida Cristiana, es una sociedad de vida apostólica de derecho pontificio, integrada por laicos y sacerdotes, fundada el 8 de diciembre de 1971 y aprobada de manera definitiva por Su Santidad el Papa Juan Pablo II el 8 de julio de 1997.

GALERÍA DE FOTOS.