Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Noticias

Sodalicio de Vida Cristiana / Noticias  / Nuevo sacerdote del Sodalicio en Argentina: P. Adrián Meza

Nuevo sacerdote del Sodalicio en Argentina: P. Adrián Meza

En una conmovedora ceremonia celebrada el sábado 28 de octubre a las 11:30 de la mañana, hora argentina, en la Capilla Villa Marista de la Provincia de Buenos Aires, nuestro hermano Adrián Meza fue ordenado sacerdote del Señor. La misa de ordenación sacerdotal fue presidida por Mons. Pedro María Laxague, obispo titular de la Diócesis de Zárate-Campana.

P. Adrián Meza con su familia y Mons. Pedro María Laxague, obispo titular de la Diócesis de Zárate-Campana, Argentina, luego de su Ordenación Sacerdotal.

P. Adrián Meza con su familia y Mons. Pedro María Laxague.

La alegría del Magníficat

Mi alma realmente goza y explota de alegría” fueron las palabras de nuestro hermano P. Adrián Meza en un breve y muy emotivo mensaje que dio al finalizar la Santa Misa. “Se viene una larga historia de amor y continúa con Él, tratando de configurarme cada vez más con Jesús crucificado”.

El P. Adrián nos compartió que el día previo a su ordenación sacerdotal, experimentó una profunda tranquilidad y paz interior. Rezar la oración de Magníficat había sido una experiencia que Dios le suscitó al concluir sus Ejercicios Espirituales.

Mons. Pedro María Laxague a Adrián Meza durante la Celebración de su Ordenación Sacerdotal.

Durante la imposición de manos.

El día de la ordenación

“Seguía maravillándome con el don que estaba recibiendo, y me desbordaba de alegría interiormente”, expresó el P. Adrián. Los momentos más emotivos ocurrieron cuando el obispo y los hermanos sacerdotes impusieron sus manos sobre él. “Experimentar esa comunión, esa transmisión del Espíritu Santo a través de las manos de los hermanos sacerdotes fue realmente impactante”.

“Todo lo que implica el signo de la imposición de manos y el revestimiento que recibí, ayudado por el padre Jaime Gómez y el padre Alexandre Arosa (sacerdotes del Sodalicio), fue muy significativo. Ambos sacerdotes son muy importantes en mi vida, y haber sido revestido por ellos fue un momento muy especial y conmovedor para mí”.

Durante la homilía, Mons. Laxague dirigió unas palabras a Adrián, instándolo a vivir el amor que Dios le otorgó en su bautismo, ahora manifestado en su servicio ministerial a Cristo y a la comunidad. “Actúa en nombre de Cristo en todo momento, en toda ocasión”, dijo el obispo. “Eso puede resultar abrumador, pero recuerda que Él está siempre contigo, diciéndote: No temas, estoy aquí contigo para acompañarte”.

La llamada de Dios al sacerdocio

Reflexionando sobre su propia experiencia en su recorrido vocacional, el P. Adrián nos compartió valiosos consejos para aquellos que se encuentran en ese camino de discernimiento.

En primer lugar, enfatiza la importancia de establecer un encuentro auténtico y profundo con Jesús. “La mejor manera de responder al llamado que Dios nos hace es cultivar una vida espiritual de calidad, más allá de prácticas espirituales. Es el arte de encontrarse verdaderamente con el Señor”.

El P. Adrián Meza junto a Mons. Pedro María Laxague y otros sacerdotes invitados.

El P. Adrián Meza junto a Mons. Pedro María Laxague y otros sacerdotes invitados.

En segundo lugar, el P. Adrián exhorta “no tengan miedo, que (responder a la llamada de Dios) es fruto de ese encuentro con Cristo, fruto de escuchar al Señor, de lo cual brota dar el salto de confianza, brota la fe, brota el querer decir Señor aquí estoy y vamos para adelante”.

En resumen, cuidar y enriquecer la vida de oración es clave, ya que, a través de este encuentro con Dios, el Señor proporcionará las herramientas y la fortaleza necesarias para responder a la vocación, si es que esta es la invitación que se experimenta, para seguir más de cerca a Jesús como sacerdote suyo.