Padre Luis Ferroggiaro: “Fue una sorpresa encontrar al Cardenal Bergoglio esperándonos a las 5:30 am”

padre Luis Ferroggiaro

El padre Luis Ferroggiaro, conoció en Roma al actual Papa cuando trabajaba en la Comisión para América Latina del Vaticano.

Lima, 14/03/13 (Noticias del Sodalicio- Perú). Invitados por el entonces Cardenal Jorge Mario Bergoglio, el Sodalicio de Vida Cristiana arribó a tierras argentinas el año 2005. El padre Luis Ferroggiaro, quien conoció en Roma al actual Papa cuando trabajaba en la Comisión para América Latina del Vaticano, contó su testimonio cuando los miembros de la comunidad sodálite llegaron a tierras porteñas y la grata experiencia de cercanía que transmite el Papa Francisco, el primer Papa latinoamericano.

Reproducimos a continuación el artículo aparecido hoy en el diario El Comercio de Lima.

Bergoglio y los peruanos que invitó a Buenos Aires

El ahora Papa Francisco propuso en el 2005 a la comunidad religiosa sodálite –originaria del Perú– fundar una comunidad en Argentina. Tres compatriotas vivieron esa enriquecedora experiencia.

Por MARÍA LUISA SERRA SÁNCHEZ

“Amanecía en Buenos Aires, Argentina. El avión en el que habíamos volado desde el Perú aterrizó cerca de las 5:30 de la mañana de uno de los últimos días de octubre del 2005. Mi sorpresa más grande fue encontrarme al mismísimo arzobispo de la capital esperándonos”.

Así fue cómo el padre Luis Ferroggiaro, uno de los tres peruanos miembros del Sodalicio de Vida Cristiana que llegaron hasta Argentina, nos detalló su encuentro con el cardenal Jorge Mario Bergoglio, elegido ayer guía de la Iglesia Católica.

El padre Luis Ferroggiaro, Óscar Tokumura (Perú), Gonzalo Luque (Perú), Santiago Posada (Colombia) y Rodrigo Ferreyro (Brasil) fueron los cinco hombres que materializaron la idea del entonces cardenal argentino de llevar esta comunidad masculina peruana de consagrados a su arquidiócesis.

“Nos invitó a trabajar en el ámbito juvenil y universitario. Como no le gustaba vivir en la residencia [muy grande y lujosa] que le habían asignado por ser arzobispo, nos la prestó casi un año y medio, hasta que encontráramos un lugar donde vivir”, nos cuenta el padre.

Ocasionalmente, “los peruanos”, como cariñosamente los llamaba Bergoglio, lo visitaban en su sencillo departamento del centro de Buenos Aires, ubicado exactamente en el piso superior de la curia arzobispal.

“Le gusta mucho el café expreso. Siempre nos invitaba uno y los preparaba él mismo. Uno se sentía con él como con su párroco de toda la vida”, rememora el padre Luis Ferroggiaro. Esta sencillez de la que hacía gala el ex arzobispo de Buenos Aires no anula el elevado nivel intelectual que posee.

“Es una persona muy completa en sus intereses. Tiene una sensibilidad muy grande hacia los pobres. En Jueves Santo iba a los hospitales a lavarle los pies a los enfermos. Es una gratísima sorpresa contar con un Papa de la altura y de la fisonomía espiritual e intelectual de Francisco”, comentó el padre Luis Ferroggiaro, quien ya había coincidido en otras oportunidades con el flamante líder del catolicismo mundial en la Oficina de Asuntos Generales del Vaticano.

“Desde el comienzo, mi impresión siempre fue muy positiva. A veces uno tiene la imagen de que los obispos, arzobispos y cardenales son muy distantes de la gente común y corriente, pero en el caso de él esa impresión era falsa porque es una persona muy sencilla, cálida, muy cariñosa”, explica el padre Luis Ferroggiaro.

Pero la relación del nuevo pontífice con el Perú no solo está en estos encuentros con la comunidad sodalicia que aún perdura en la arquidiócesis de la que hasta ayer era cabeza Bergoglio.

Ha trascendido que en 1973 el ayer elegido padre de todos los católicos visitó el Perú para encontrarse con el padre jesuita argentino Manuel Montemayor, quien en ese entonces dictaba clases en la Universidad del Pacífico. Montemayor ya no está para corroborarlo, pues murió víctima del cáncer hace un tiempo. No obstante, los miembros de la Compañía de Jesús fueron quienes nos dieron luces sobre la visita del prelado argentino hace 40 años.