Padre Luis Ferroggiaro: “Yo le di la Primera Comunión a Jason Day”

Lima 07/03/14, (Noticias Sodálites – Perú). Conversamos con el Padre Luis Ferroggiaro, quien  nos buscó para darnos su testimonio  respecto a las declaraciones del actor Jason Day.

Foto Camacho

Hace seis días el Padre Luis Ferroggiaro regresó al Perú después de un viaje de 5 semanas y encontró que las declaraciones del actor Jason Day sobre algunos hechos vinculados a su primera comunión han suscitado polémica, por lo cual nos buscó solicitando una entrevista.

¿Padre, usted  celebró la Primera Comunión del colegio Markham en el año 1996?

Padre Luis Ferroggiaro: Fui ordenado sacerdote en enero de 1996 y ese mismo año fui nombrado Vicario Parroquial de Nuestra Señora de la Reconciliación. Entre las muchas actividades pastorales que realicé ese año, estuvo la  primera comunión del colegio Markham, a pedido de esa institución, en mi calidad de ex alumno, y donde trabajé como profesor desde 1991 hasta 1993.

El actor Jason Day hace insinuaciones muy serias en la columna que publicó con el título de “Esto sí es guerra”.

Padre Luis Ferroggiaro: En todos mis años de sacerdocio he celebrado muchísimas primeras confesiones y primeras comuniones. Yo no recuerdo al Sr. Day,  ni el hecho específico que él describe.  No es infrecuente que, en la práctica pastoral, los sacerdotes busquen ser amables y crear empatía con los chicos, sobre todo si van a recibir la primera comunión: les enseñen la iglesia, la sacristía, los nombres de los santos, y cosas por el estilo. Además, a muchos les gusta ayudar en la Misa como acólitos, ponerse el traje rojo, tocar las campanas, etc.  Visto con naturalidad nada de esto resulta extraño y forma parte de la vida eclesial. Toda persona que conoce de cerca la realidad de una parroquia o colegio católico lo sabe bien.

Pero el actor señala que sintió una amenaza y se fue asustado…

Padre Luis Ferroggiaro: En lo que a mí respecta, durante mis 18 años de ministerio sacerdotal jamás he incurrido en alguna actitud impropia en mi trato con personas de cualquier edad. Las personas que me conocen personalmente saben cómo soy y mi manera de actuar.

Durante mis años de sacerdote no recuerdo ningún momento en que alguien se haya podido sentir amenazado por mi manera de proceder. Y si alguna vez así hubiese ocurrido con cualquier persona, entonces me apena mucho, y le pido disculpas.

Por otro lado, el mismo Sr. Day señala que no hubo ningún acto indebido, nada que denunciar, pero luego indica que ha acudido al Tribunal Eclesiástico para presentar una denuncia. A mí nadie me ha notificado, pero me siento aludido por ser quien celebró la Misa de esa Primera Comunión, y, si se me cita, acudiré a la instancia correspondiente con toda tranquilidad.  Yo no tengo nada que me pese en la conciencia al respecto ni nada que ocultar. Por eso he decidido salir por iniciativa propia al encuentro del asunto.

Sin embargo, ya que este asunto ha sido remitido al Tribunal Eclesiástico, por respeto a esta instancia, prefiero en adelante no dar ninguna entrevista más.

El Sr. Day ha manifestado sentirse muy ofendido por la manera como se le ha tratado en algunos medios, en las redes sociales.

Padre Luis Ferroggiaro: En lo personal lamento muchísimo el talante agresivo que con frecuencia se da en los intercambios de opinión en las redes sociales y en los medios de comunicación y estoy en desacuerdo con ello. Repruebo cualquier tipo de agresión a las personas y por lo tanto sinceramente me apena que se le haya maltratado. Eso no está bien. Sin embargo tampoco me parece correcto cómo él mismo ha procedido en los medios.

¿Cómo se siente con todo esto?

Padre Luis Ferroggiaro: Pienso que todo este asunto se ha desarrollado de mala manera, con afirmaciones ligeras que siempre hacen daño. Creo que no es correcto sembrar dudas sin fundamento sobre la reputación de personas o instituciones. Eso me parece muy irresponsable. Se ha atacado injustamente a la Iglesia, a la institución a la que pertenezco, a una parroquia, y siento que se ha lanzado una sombra de sospecha sobre mí, y todo eso me duele mucho.

Confío en Jesús, que siempre me ha enseñado a vencer el mal con el bien. La búsqueda de la verdad no se riñe con el respeto. Yo, en lo personal, me considero una persona que busca vivir en paz con todos, me parece mal el conflicto. No tengo rencor, ni animadversión contra nadie. Creo en la reconciliación y por eso lamento mucho todo este asunto donde nadie sale ganando nada.