Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Noticias

Sodalicio de Vida Cristiana / Noticias  / Emotivo reconocimiento y despedida a Mons. José Antonio Eguren tras 18 años de servicio en Piura y Tumbes

Emotivo reconocimiento y despedida a Mons. José Antonio Eguren tras 18 años de servicio en Piura y Tumbes

En el segundo Domingo de Pascua y fiesta de la Divina Misericordia, Mons. José Antonio Eguren, Arzobispo Emérito de Piura, celebró una Misa de despedida en la Basílica Catedral, recibiendo conmovedoras muestras de cariño del pueblo católico piurano así como diversas manifestaciones de gratitud por la labor pastoral cumplida a lo largo de 18 años.

Monseñor José Antonio Eguren saludando al pueblo católico de Piura en la Misa de despedida.

Mons. José Antonio comenzó su homilía agradeciendo a su hermano obispo, Mons. Guillermo Elías, quien desde el 2 de abril asumió el cargo de Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Piura. “Gracias por estar esta mañana, gracias por permitirme esta Misa de despedida” le dijo.

En otro momento compartió: “Confiemos en la decisión del Santo Padre, que es en el fondo la decisión del mismo Jesús. Confiemos, el Señor sabe más y mejor que nosotros. Que haya paz en nuestro corazón”. Además, recordó la necesidad de mantener el esplendor de la liturgia y el culto eucarístico, “el pueblo de Dios se los va a agradecer”.

Abrazo de Mons. José Antonio con Mons. Guillermo Elías, Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Piura.

Cabe resaltar que la fecha de la Misa de despedida coincidió con el vigésimo segundo aniversario de su Ordenación Episcopal, la cual tuvo lugar en la Basílica Catedral de Lima. Posteriormente, el 11 de julio de 2006, fue nombrado arzobispo de Piura y Tumbes por el Papa Benedicto XVI.

Reconocimiento de autoridades piuranas

Gabriel Madrid Orue, alcalde de Piura, entregó la medalla de la ciudad a Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, otorgándole el título de “Hijo Predilecto” de Piura.

En una emotiva ceremonia llevada a cabo en el Salón de Actos “Almirante Miguel Grau” de la Municipalidad Provincial de Piura, y en presencia del Alcalde Provincial de Piura, Gabriel Madrid Orue, entregó la medalla de la ciudad a Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, otorgándole el título de “Hijo Predilecto” de Piura.

También participaron en dicho evento el Congresista Miguel Ciccia, el Gobernador Regional Luis Neyra; el Jefe de la Oficina Defensorial de Piura, César Orrego Azula; la presidenta del Comité de Damas de la Municipalidad Provincial de Piura, Lic. Geraldine Sandoval Palacios, entre otras autoridades.

El alcalde Gabriel Madrid destacó la dedicación de Monseñor José Antonio Eguren Anselmi al servicio de los demás en dicha ciudad, expresando que “nombrarlo hijo ilustre es una forma de agradecerle por sus infinitas muestras de amor hacia Piura. A donde vaya Monseñor, encontrará siempre un piurano agradecido por su labor en beneficio de Piura”.

En un mensaje publicado en su cuenta de Instagram, el alcalde agregó que “durante mucho tiempo, tuvo en la figura de monseñor la imagen de un gran líder. Su ausencia, de ahora en adelante, será un gran vacío para la comunidad católica de la región”.

“Yo creo que es una persona que le ha dado mucho a la ciudad” compartió con nosotros el alcalde Gabriel Madrid. “Le agradezco por todo lo que ha hecho Piura, por buscar la unidad de todos los piuranos”.

Mons. José Antonio Eguren con distintas  autoridades de Piura.

Por su parte, el Gobernador Regional de Piura, Luis Neyra León ha destacado que está muy agradecido por “ese mensaje de trabajar unidos que siempre inculcó en las autoridades, que está dando resultados porque ahora estamos sacando muchos proyectos justamente por la unión y articulación que estamos teniendo muchas autoridades”.

“Monseñor Eguren se puso manos a la obra y nos ayudó físicamente en muchos de los momentos más difíciles por los que atravesó Piura, a mí me tocó el ciclón Yacu y varias lluvias y él estuvo trabajando con nosotros, mano a mano”, dijo.

Finalmente, el jefe de la Oficina Defensorial de Piura, César Orrego Azula, expresó que en sus dieciocho años a cargo de la Defensoría del pueblo, “Mons. José Antonio, podría ser nombrado como un defensor del pueblo de Piura porque estuvo atento a la protección de la dignidad de la persona, desde el pequeño concebido hasta la persona adulta mayor. Tenemos que agradecer profundamente el cariño que tiene a Piura”, expresó.

Reconocimientos institucionales

Cabe destacar que el trabajo pastoral y el compromiso del Arzobispo Emérito de Piura, José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., han sido reconocidos y apreciados por importantes instituciones de la región. La Cámara de Comercio y Producción de Piura, en un gesto de reconocimiento y agradecimiento, ha destacado el esfuerzo y la dedicación en su labor pastoral. Asimismo, la Universidad de Piura ha expresado su gratitud, resaltando su humildad, sencillez y entrega al prójimo durante su misión en Piura.

De la misma manera, se han pronunciado autoridades militares y policiales de la Región manifestando su reconocimiento y gratitud.

Agradecimiento al Sodalicio de Vida Cristiana

Saludo de Mons. José Antonio Eguren a los sodálites que lo acompañaron en la Misa de despedida.

Al concluir la Santa Misa de despedida, Mons. Eguren dirigió unas palabras de agradecimiento a los sodálites presentes, expresando: “Quiero, de manera muy especial, expresar mi agradecimiento a los miembros de mi comunidad, del Sodalitium Christianae Vitae. Ha venido un grupo desde Lima para acompañarnos y acompañarme en esta Misa de despedida. Ha sido para mí una grata sorpresa, no lo esperaba. Ha venido el Superior Regional para el Perú y un grupo de hermanos, tanto laicos consagrados como sacerdotes”.

“Hace 18 años ellos me acompañaron, vinieron aquí y me dejaron entre ustedes. Dieciocho años después vienen a recogerme y a llevarme nuevamente al seno de la comunidad. Gracias queridos hermanos”.

Los sodálites nos unimos a la gratitud de los fieles de Piura y Tumbes por su servicio a la Iglesia y le aseguramos nuestra cercanía y oración.

Cabe mencionar que Mons. José Antonio también contó con la compañía y apoyo de los miembros del Movimiento de Vida Cristiana de Piura.

Mons. José Antonio Eguren con miembros del Movimiento de Vida Cristiana de Piura.
Sobre la renuncia de Mons. José Antonio Eguren

Como se conoce, la Oficina de Prensa de la Santa Sede anunció el pasado martes 2 de abril, la aceptación por parte del Papa Francisco de la renuncia presentada por Mons. José Antonio Eguren, quien hasta la fecha ha servido como arzobispo de Piura.

En un comunicado oficial, Mons. Eguren expresó su agradecimiento a Dios por la oportunidad de servir a la Iglesia en esa región, así como a los Sucesores de San Pedro por su confianza. Asimismo, solicitó el apoyo para Monseñor Guillermo Elías Millares, quien asume como Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Piura.

Datos biográficos

Mons. José Antonio Eguren Anselmi, nació en Lima en 1956, completó sus estudios de filosofía y teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima. Ingresó al Sodalicio de Vida Cristiana en 1974, mientras estudiaba Letras en la Pontificia Universidad Católica del Perú y comenzó a vivir en comunidad a finales de los setentas.

Posteriormente cursó estudios de filosofía y teología en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima donde obtuvo el grado de bachiller en Teología. En el año 1982 estuvo de residente en el Seminario Mayor Bolivariano de Medellín, en Colombia, y realizó estudios de especialización en Espiritualidad y Liturgia en el Instituto Teológico Pastoral del CELAM (Consejo Episcopal Latinoamericana).

En 1981, emitió sus compromisos perpetuos de plena disponibilidad apostólica en el Sodalicio. Al año siguiente, el 12 de diciembre de 1982, fue ordenado sacerdote. El 16 de febrero de 2002, San Juan Pablo II lo nombró Obispo Auxiliar de Lima, y el 7 de abril del mismo año recibió la Ordenación Episcopal. Posteriormente, en 2006, el Papa Benedicto XVI lo designó Arzobispo de Piura y Tumbes. Su investidura canónica tuvo lugar el 22 de agosto de 2006, y al año siguiente, en 2007, recibió el Palio Arzobispal.