Sodalicio inicia su V Asamblea General con Ejercicios Espirituales

Aparecida, 14/01/19 (Noticias del Sodalicio – Brasil). El domingo 6 de enero y, con una Santa Eucaristía celebrada en la Capela das Confissões, en el Santuario de Nuestra Señora de Aparecida (Brasil), se inició la V Asamblea General del Sodalicio de Vida Cristiana.

La Misa, celebrada en el día de la Epifanía del Señor, fue presidida por el Comisario del Sodalicio, Mons Noel Londoño, y concelebrada por el P. Guillermo Rodríguez, Comisario adjunto, el P. Gianfranco Ghirlanda, asesor para la Asamblea General y más de 30 sacerdotes del Sodalicio.

Processed with VSCO with a6 preset

Mons. Londoño, Comisario Apostólico del Sodalicio de Vida Cristiana junto al P. Guillermo Rodríguez y al P. Gianfranco Ghirlanda en la Eucaristía de inicio de la V Asamblea General

Terminada la Eucaristía todos los asambleístas se dirigieron a la Pousada do Bom Jesus, ubicada muy cerca del Santuario, donde participaron de siete días de Ejercicios Espirituales en silencio.

El retiro basado en las reglas de discernimiento de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, lo dirigió el P. Gianfranco Ghirlanda.

P. Gianfranco Ghirlanda, director de los ejercicios espirituales dirigiéndose a los asambleístas del Sodalicio.

P. Gianfranco Ghirlanda, director de los ejercicios espirituales dirigiéndose a los asambleístas del Sodalicio

Cada jornada ha permitido tener momentos para la oración personal, la meditación bíblica, Santa Misa, exposición del Santísimo, finalizando con el rezo de las Completas. El P. Gianfranco Ghirlanda también dedicó parte de su tiempo en estos días de retiro para dialogar de manera personal con varios participantes.

Agradecemos a todos por las oraciones que han ofrecido por nosotros. Les pedimos nos sigan acompañando en estas dos próximas semanas en que continuarán los trabajos de la V Asamblea General.

Miembros de la Asamblea participando de la Santa Misa durante los ejercicios espirituales

En el Santuario de Aparecida está la venerada imagen de Nuestra Señora de Aparecida, que en 1717 fue encontrada (en dos partes) por unos humildes pescadores en el Río Paraíba en el estado de São Paulo.

Los pobladores del lugar comenzaron a reunirse semanalmente para rezar el rosario y, poco a poco, la piedad popular fue creciendo. Con los milagros la devoción aumentó más y Nuestra Señora de Aparecida se convirtió en la Patrona de Brasil. Actualmente visitan el Santuario más de doce millones de fieles por año.