Sodalicio organiza simposio de Misiones a nivel internacional

Buscando compartir experiencias, establecer equipos de trabajo y reflexionar sobre el trabajo y apostolado de Misiones en el Movimiento de Vida Cristiana (MVC), el área de apostolado del Sodalicio de Vida Cristiana realizó el Simposio apostólico de misiones durante los días 10 y 31 de octubre en modalidad online.

Participantes del Simposio.

Este evento fue organizado por el Departamento de Apostolado del Sodalicio, a través de un comité conformado por los sodálites Elkin Fernández, Alejandro Molina, Julio Egregias y Piero Gamarra.

De este simposio participaron diversos delegados del MVC y del Sodalicio provenientes de los países de Colombia, Costa Rica, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Brasil.

El evento promovió la reflexión acerca de la certeza de que el Espíritu Santo ha suscitado de formas muy diversas la experiencia de misiones como una forma muy concreta de respuesta a la vocación cristiana y al carisma apostólico y que dicha “experiencia de misiones” debe ser valorada como don del Espíritu en favor de la misión y el servicio a la Iglesia.

Asimismo, invitó a los participantes puedan acoger, aceptar, valorar, vivir y celebrar los rasgos que los identifican; con un humilde pero sincero sentimiento de gratitud y responsabilidad.

El simposio también propuso a los delegados que establezcan equipos de trabajo cuyos frutos puedan enriquecer las propuestas de misiones y salir al paso de necesidades y desafíos comunes en los diferentes ámbitos que incluye el apostolado misionero. De igual modo, que propicien reflexión, diálogo y compromisos que permitan darle mayor identidad a dicha propuesta de misiones; contando con la riqueza de lo compartido y siguiendo los lineamientos dados por la Iglesia y las sugerencias de las recientes Asambleas del Sodalicio y del MVC.

 

Finalmente se invitó a plantear la conveniencia, posibilidades y formas efectivas para un trabajo en red, en miras a desarrollar un apostolado más orgánico, colaborativo y sinérgico en torno a Misiones.

 

Charlie Leyton Sinisterra, de la delegación de Colombia, nos cuenta que en este simposio pudo “confirmar que el amor de Dios mueve nuestras misiones, independientemente de las edades, lugares o países; lo que hace que la voluntad de servir al prójimo esté latente en nuestros corazones permanentemente”.

Júlio Egrejas, sodálite de la delegación de Brasil, destaca que “conocer las experiencias que el Espíritu suscitó y continúa suscitando ha sido lo más edificante, las respuestas de dedicación que han dado los hermanos y hermanas, y las maneras creativas que tienen para hacerlo”.

Candela Nanin Femia, de Argentina, resalta que en esta experiencia pudo “conocer más acerca de las propuestas e iniciativas que no se nos hubiesen ocurrido para implementar y que funcionarían igualmente dentro de nuestro país.

José Carlos Castro, de Costa Rica, nos cuenta que descubrió que “existen muchas buenas prácticas en otros países que creo que pueden ser aplicadas al contexto local con mucho fruto”.

El P. Rafael Ismodes, sodálite y de la delegación de Perú destaca que el simposio le permitió “ver los diferentes modos de hacer misiones, con los que pude enriquecerme con la experiencia y cuestionar mi modo de hacer misiones”.