Invitados a dejar que Jesús evangelice nuestros sentimientos

Marta Rodríguez, consagrada del Regnum Christi y experta internacional en temas de afectividad, sexualidad y celibato apostólico, ofreció dos charlas online para miembros del Sodalicio sobre cómo conformar la afectividad y sexualidad con los sentimientos del Hijo los días 16 y 23 de abril.

Captura de una de las charlas online con Marta Rodríguez

Desde las diversas ciudades donde se encuentran sirviendo apostólicamente 30 de nuestros hermanos sodálites participaron del taller online de Marta Rodríguez, directora, en Roma, del Instituto de Estudios Superiores sobre la Mujer del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, la universidad de los Legionarios de Cristo.

Una de las propuestas más importantes del taller fue ofrecer una mirada integradora de los aspectos afectivos y de la sexualidad en la vida de una persona que ha decidido entregar su vida a Dios. Una perspectiva que permite mirar esta realidad con una actitud abierta, libre y natural desde una sólida antropología cristiana.

Nuestro hermano, el P. Luis Troya, sacerdote ecuatoriano, desde Guayaquil (Ecuador) nos cuenta «que el taller me ayudó a reconocer en mi propia historia y vida las posibles heridas afectivas que puedo tener o que aparecen en el camino. Y verlas como oportunidades en las que Dios se presenta como Aquel que está dispuesto a sanarlas. Verlas como un lugar de crecimiento y encuentro con Él».

La presentación del taller generó mucho diálogo abierto con los participantes a partir de la explicación de diversos casos y situaciones que puede vivir una persona consagrada en el aspecto afectivo y sexual.

Para nuestro hermano Daniel Arriola, peruano en Cali (Colombia), el taller fue «una experiencia de Iglesia al escuchar a una hermana en la fe con una perspectiva distinta que enriquece mi comprensión de estos temas. Marta generó un ambiente muy libre de confianza y apertura. Me impactó una frase suya: “Dejar que Jesús evangelice mis sentimientos”. Me ha ayudado a entender la potencia y la necesidad de encauzar mis afectos a Cristo. Desde ese vínculo brota mi relación afectiva con mis hermanos de comunidad y las personas que Dios pone en mi camino».

Los hermanos que participaron del taller de Marta Rodríguez consideran que el tema de conformar la afectividad y sexualidad con los sentimientos de Jesucristo no se agotó del todo y que fue una buena ocasión para despertar inquietudes y expectativas de mayor reflexión, profundización y estudio.