Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.

Noticias

Sodalicio de Vida Cristiana / Noticias  / Entrevista: Descubre el legado de Benedicto XVI en el último libro de Gustavo Sánchez

Entrevista: Descubre el legado de Benedicto XVI en el último libro de Gustavo Sánchez

El sodálite Gustavo Sánchez presentando su nuevo libro: Benedicto XVI. Un legado doctrinal para el siglo XXI

En esta entrevista, nuestro hermano Gustavo Sánchez comparte las motivaciones detrás de su último libro: “Benedicto XVI. Un legado doctrinal para el siglo XXI”, inspirado por la noticia del tránsito del Papa a fines de 2022. El título del libro refleja su intención de explorar y destacar el impactante magisterio dejado por Benedicto XVI, una tarea que considera crucial para la comprensión y aplicación en la vida cristiana.

Además de explorar la conexión personal de Gustavo con el Papa, en esta entrevista ahondaremos en la relevancia del legado de Benedicto XVI en la sociedad y la Iglesia contemporáneas.

El libro puede adquirirse en la Librería SUR, ubicada en Av. Pardo y Aliaga 683, San Isidro (Compra online aquí). También en la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima, pueden ponerse en contacto con el siguiente correo electrónico: logistica@ftpcl.edu.pe

Foto de la portada del libro Benedicto XVI. Un legado doctrinal para el siglo XXI de Gustavo Sánchez

Conversando con Gustavo

Gracias Gustavo por concedernos tu tiempo para compartir estas reflexiones con nosotros.

¿Qué te inspiró a escribir este libro en particular sobre el Papa Benedicto XVI? ¿Tienes una conexión personal o académica especial con su legado?

En lo inmediato, el motivo por el que me puse a escribir este libro fue la noticia de su tránsito, ocurrido el 31 de diciembre del 2022. Benedicto XVI es un gran Pontífice, y su grandeza no queda disminuida –como algunos han indicado- por su renuncia, antes bien, dicho acto es expresión de una humildad y una magnanimidad incomparables. Es para resaltar esa grandeza que pensé: vale la pena mostrar, a través de una publicación, lo que nos ha dejado.

Y lo que nos ha dejado (por eso el título habla de “legado”) es un magisterio impresionante, de un valor que apenas podemos percibir, y que con tiempo y estudio sabremos apreciar en toda su dimensión. Vale la pena conocer y aplicar a nuestra vida cristiana el magisterio del Papa Benedicto.

Sin embargo, más allá de lo inmediato, la riqueza del pensamiento de Benedicto XVI, sea como teólogo Joseph Ratzinger, sea como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, me ha acompañado desde mis años de formación sodálite, y también cuando enseñaba la teología de manera formal, durante más de tres décadas en la Facultad. Siento que, como teólogo, le debo mucho.

Gustavo Sánchez sentado en una silla de su comunidad.

Sabemos que pudiste conocer al Papa Benedicto XVI en persona. ¿Puedes compartir alguna experiencia o anécdota especial que hayas tenido con él?

Lo conocí en persona en noviembre de 2016. En ese año había publicado un libro sobre su teología (Ver Gustavo Sánchez Rojas. Benedicto XVI. Un Papa en diálogo. Lima; FTPCL 2016) y tuve la bendición de obsequiárselo en sus propias manos.

Anciano y de aspecto frágil, irradiaba un cariño y una simpatía sobrecogedores, lleno de afecto y cordialidad. Me preguntó de dónde era, y cuando le dije que venía de Lima y trabajaba en la Facultad de Teología, me dijo sonriendo: “Yo soy de la Facultad. En 1986 me dieron un Honoris causa”. Y ciertamente, recordaba los nombres de algunos profesores.

Cuando le di mi libro, de frente se fue al índice (costumbre de quien trata con frecuencia con libros) y hojeándolo, exclamó: “¡Letra grande! Así se puede leer mejor”. Yo recuerdo ese momento con inmenso agradecimiento a Dios por habernos dado un Papa tan bueno como Benedicto XVI.

¿Cómo puede el legado doctrinal de Benedicto XVI seguir siendo relevante en la sociedad y la Iglesia?

El legado magisterial de Benedicto XVI, así como su herencia teológica, son relevantes para la sociedad y para la iglesia de hoy porque tocan las dos realidades más importantes que existen: Dios y el hombre. En esto, Benedicto es fiel discípulo de su maestro San Agustín, quien enseñaba que sólo dos cosas son fundamentales, a saber el conocer a Dios y el conocerse uno mismo (i.e. el ser humano). Pienso que pocos han enseñado estas realidades y las han reflexionado teológicamente con la hondura con la que lo ha hecho Benedicto XVI. Basta mirar su encíclica Deus Caritas est (2005) para darnos cuenta de esto. Y los problemas que suscita el conocimiento de Dios, la profundización en el misterio revelado de la Trinidad, lo que nosotros creemos, etc., está bien “teologizado” en su Introducción al cristianismo (1969), que él consideraba su obra más importante.

Sabemos que Dios y el hombre se encuentran y se unen indisolublemente en Jesucristo. Por eso, en la persona del Señor Jesús encontramos la verdad sobre Dios y al mismo tiempo la verdad sobre el ser humano. Es fundamental a este respecto su libro Jesús de Nazaret (2007-2012) en tres entregas, y si bien no es enseñanza magisterial, expresa una teología grandiosa y un amor intenso a Jesucristo, y pienso que allí el Papa le dice a la Iglesia y al mundo: “¡Aquí está la respuesta a todas las interrogantes, la solución a los problemas, la luz que disipa las oscuridades!” Considero que es una obra de lectura obligatoria.

¿Por qué es importante para nuestra familia espiritual el legado de Benedicto XVI?

Nosotros, como familia espiritual, somos fruto del Concilio Vaticano II. Y pocos han explicado tan bien como Benedicto XVI lo que el Concilio significa para la Iglesia y para la vida cristiana hoy. Además de la sintonía entre lo que enseña Benedicto y lo que nosotros queremos vivir, está la guía valiosa que ofrece el magisterio del Papa Ratzinger sobre el mejor modo de entender y aplicar la enseñanza conciliar, lo que él llama “hermenéutica de la continuidad y de la reforma”.

Son muy importantes también las enseñanzas de Benedicto XVI sobre la liturgia, y de manera más concreta, sobre la eucaristía. He allí dos aspectos de la vida cristiana que nos tocan de cerca y donde podemos aprovechar muchísimo lo que Benedicto nos ha legado. Finalmente, la enseñanza de Benedicto XVI sobre la reconciliación es de gran profundidad, y en ello nos sentimos muy identificados con lo que dice el Papa (nuestra espiritualidad es espiritualidad de la reconciliación). Todo esto lo señalo en el libro.

Gustavo Sánchez de pie, en el jardín de su casa, sosteniendo su nuevo libro: Benedicto XVI. Un legado doctrinal para el siglo XXI.

¿Cuáles son los próximos proyectos o áreas de investigación en las que planeas trabajar después de la publicación de este libro?

Tengo ya empezado un libro sobre la doctrina del Catecismo de la Iglesia Católica, y me parece necesario tocar esta cuestión, ya que la enseñanza que propone el Catecismo se halla hoy bajo ataque. Si en algo puedo contribuir a clarificar lo que la Iglesia enseña a través de este instrumento tan importante, me alegraría mucho. Y también quisiera publicar dos libros sobre la reconciliación. Uno que trata esta temática en la Tradición, y otro que toca esta misma realidad en algunos teólogos del siglo XX. Claro que hay más proyectos, y ruego a Dios que me conceda tiempo y fuerzas para culminar estos trabajos ya empezados.