Vocero del Sodalicio: “No hemos recibido ninguna denuncia”

Lima, 17/03/14 (Noticias sodálites – Perú). Hablamos con Erwin Scheuch, Director de la Oficina de Comunicaciones del Sodalicio de Vida Cristiana, sobre las declaraciones que algunos medios locales han publicado.

Foto Entrevista

Erwin Scheuch, Director de la Oficina de Comunicaciones del Sodalicio

Noticias Sodálites, entrevistó al vocero del Sodalicio de Vida Cristiana sobre algunas notas de prensa aparecidas en las últimas semanas en Lima.

Algunas publicaciones aparecidas en un diario y en televisión señalan que el Sodalicio tiene acusaciones muy serias.

Ha habido denuncias mediáticas, y en la medida en que hemos tenido datos que nos permitan actuar, las hemos aclarado. Pero nunca hemos recibido ninguna denuncia por vías legales ni eclesiásticas, respecto a una denuncia que hubiera sido hecha en tribunal penal, civil o eclesiástico diverso al nuestro, en contra del Sodalicio de Vida Cristiana o de cualquiera de sus miembros. Todas las denuncias que se han hecho directamente al Sodalicio, internas o externas has sido atendidas y escuchadas.

¿Podrías explicarnos un poco qué significa eso?

Cualquier persona que se sienta perjudicada en sus derechos puede acercarse a un tribunal de la instancia que considere pertinente (civil, penal, eclesiástico) y presentar su denuncia. Si se trata del foro civil o penal, deberá contar con un abogado. En el tribunal se hará una evaluación previa para determinar si existe materia que amerite una investigación y, finalmente, un juicio. Si después de una evaluación detallada del contenido de la denuncia se determina que hay materia, o sea, que se puede haber cometido una falta o delito, se notifica a las partes y se inicia una investigación. Nosotros nunca hemos recibido ni denuncias ni notificaciones de instancias diversas al Sodalicio sobre un juicio que se haya llevado a cabo.

Se rumorea que tienen denuncias en el Tribunal Eclesiástico…

Pueden existir denuncias, y sí conocemos que hay rumores. Pero de ser así no podemos dar cuenta de denuncias cuyo contenido desconocemos o proceden de un rumor. Tenemos que responder a cosas concretas y que sean probables. Hay que ser cuidadosos cuando se trata de este tipo de acusaciones por las personas involucradas.

Pero han tenido algunos casos complicados…

Sí los hemos tenido y con mucho dolor los hemos admitido públicamente. El primero ocurrió en  2007, cuando un sodálite fue descubierto in fraganti en una falta grave contra el pudor. Siguiendo lo establecido por el Código de Derecho Canónico, que nos rige, fue inmediatamente expulsado del Sodalicio.  El segundo se trató de un sodálite fallecido 9 años antes de que se conocieran los hechos. Se ofreció la atención debida a las víctimas y presentamos los testimonios junto con la investigación correspondiente a la Santa Sede. Considerando que la persona ya había fallecido, y por caridad con los familiares y las personas afectadas, procedimos a brindar la información estrictamente necesaria.

¿Cómo se deben tratar las denuncias?

En la Iglesia, una denuncia puede hacerse frente a la institución directamente involucrada o frente al tribunal eclesiástico correspondiente.  Frente a una denuncia de abuso lo primero es la atención a las víctimas. Acogerlas con respeto, escucharlas, atenderlas. Aun cuando hubiera duda, se debe proceder a una investigación, sobre todo cuando se trata de menores, que debe hacerse con mucha discreción para no aumentar innecesariamente el sufrimiento de las personas involucradas.

¿Como evitar posibles abusos?

El trabajo con la familia es fundamental: alentar mucho el diálogo de padres e hijos, generar climas de confianza, de transparencia. Eso mismo se debe fomentar en todos los lugares donde se forma a los niños y a los jóvenes: colegios, parroquias, movimientos, clubes, y cualquier otro espacio donde los niños están presentes.

Como institución católica, estamos totalmente comprometidos con estas orientaciones. Damos una importancia central a las familias en nuestras obras educativas, en las de promoción humana y en los grupos que animamos. Estamos abiertos para recibir y escuchar a todos.

Si se presentasen otras denuncias ¿a quién deben recurrir?

Como lo he dicho a una importante revista local, en el Sodalicio las puertas están abiertas para cualquiera que necesite hacer una acusación concreta, y los atenderemos con toda solicitud y discreción.

Pero muchas veces las personas temen hacer las denuncias

Eso es muy comprensible porque al dolor de la experiencia se añade el de la humillación. Incluso porque se puede pensar que se va a favorecer a la institución antes que a la persona afectada. Que tengan la certeza que en el Sodalicio encontrarán una actitud respetuosa, discreta y solidaria.

Unas palabras finales

Nuestra espiritualidad nos alienta además a ser en toda circunstancia agentes de reconciliación. Espero que podamos tender los puentes que permitan comprender mejor a la Iglesia, comprender al Sodalicio y dejar las agresiones que no conducen a nada bueno.