Nunca pierdas la esperanza

Nuestro hermano Pablo Perazzo nos invita a detenernos un momento si es que hemos alcanzado el punto en que creemos que no se puede ser feliz. Es comprensible resignarse o frustrarse ante los propios errores o un contexto adverso pero la felicidad es real y es alcanzable.